Se niega a los separatistas catalanes el permiso para ocupar un escaño en el Parlamento Europeo

El Tribunal Supremo español ha denegado al líder de la Izquierda Republicana Catalana (ERC), Oriol Junqueras, el permiso de salir de la cárcel para asistir a una ceremonia en la Comisión Electoral Nacional (JEC) el lunes 17 de junio, donde prestaría juramento como diputado al Parlamento Europeo (MEP).

El ex viceprimer ministro de Cataluña, que es uno de los nueve líderes separatistas que se encuentran actualmente en prisión preventiva en la cárcel de Soto del Real en Madrid por su papel en la campaña de independencia catalana de 2017, obtuvo un escaño en el Parlamento Europeo en la votación del 26 de mayo como candidato principal de Ahora Repúblicas, la alianza electoral que representa al ERC, el partido nacionalista vasco de extrema izquierda EH Bildu y el Bloque Nacionalista Gallego (BNG).

Pero la decisión de la Corte Suprema significa que Junqueras no podrá asumir su cargo como diputado al Parlamento Europeo. Según el tribunal, si a Junqueras se le concediera permiso para asistir a la sesión de la JEC en Madrid, también se le tendría que permitir asistir a la ceremonia de juramentación en el Parlamento Europeo en Bruselas el 2 de julio.

Este viaje causaría un «daño irreversible» a las deliberaciones en el juicio del Tribunal Supremo contra los líderes separatistas catalanes, según el fallo. Las audiencias finalizaron el miércoles y se espera un veredicto en un plazo de cuatro meses. Junqueras se enfrenta a 25 años de cárcel si es declarado culpable de rebelión y malversación de fondos públicos por su participación en el referéndum ilegal sobre la independencia de Cataluña el 1 de octubre de 2017 y en la declaración unilateral de independencia que se aprobó en el parlamento regional unas semanas después.

La decisión del Tribunal Supremo de denegar a Junqueras el permiso para asistir a la sesión de la JEC significa que no podrá actuar inmediatamente como diputado al Parlamento Europeo ni recibir inmunidad del Parlamento Europeo. Hasta ahora, el Tribunal Supremo había optado por respetar el derecho de representación de los dirigentes independentistas en prisión preventiva. Cuando cinco de los separatistas -incluyendo a Junqueras- fueron elegidos para el Congreso y el Senado en las elecciones generales del 28 de abril, el tribunal les otorgó permiso para salir de la cárcel y ocupar sus escaños, aunque más tarde recomendó que fueran suspendidos de sus cargos.

Pero en este caso, la Corte Suprema dice que permitir a Junqueras viajar a Bruselas para ocupar su escaño en el Parlamento Europeo llevaría a «una pérdida de control jurisdiccional» sobre él. Bruselas es también la ciudad donde el destituido primer ministro catalán Carles Puigdemont vive en un exilio autoimpuesto después de huir de España para evitar ser arrestado tras la declaración unilateral de independencia de octubre de 2017.

El máximo tribunal de España dijo que «consideró» todas las opciones en un esfuerzo por proteger los intereses de todos los involucrados. En su declaración, el tribunal dijo que la decisión de denegar a Junqueras el permiso para salir de la cárcel no afectaba «irreversiblemente» a su derecho a ocupar un cargo en el Parlamento Europeo, sino que era más bien un «aplazamiento temporal» hasta que se pudieran abordar todos los obstáculos a su investidura.

La decisión del Tribunal Supremo refleja la posición de la fiscalía, que advirtió que permitir que Junqueras prestara juramento como eurodiputado provocaría «interferencias absolutamente irrazonables» en el proceso judicial contra el líder del ERC. Según los fiscales, si se permitiera a Junqueras ocupar su escaño en el Parlamento Europeo, automáticamente recibiría inmunidad. Esto significaría que el Tribunal Supremo tendría que pedir permiso a Bruselas para continuar el caso en su contra, lo que podría retrasar el veredicto del juicio. «El veredicto no puede suspenderse bajo ninguna condición», advirtieron los fiscales.

Sin embargo, la Procuraduría General de la Nación, que responde directamente al gobierno, argumentó que las sentencias anteriores de la Corte Suprema han establecido que los separatistas en prisión preventiva tienen derecho a asumir el cargo, porque al no hacerlo violan su derecho a la participación.

Añadir comentario