junio 13, 2024

Tras el horror del caso de la ‘manada’, las mujeres tienen motivos para tener esperanzas

A la joven española violada en banda durante los encierros de toros de Pamplona en 2016 tardó mucho tiempo en llegar. El viernes, el Tribunal Supremo de Madrid anuló el veredicto de un tribunal inferior y declaró a los cinco hombres que la atacaron culpables de violación y no de abuso sexual, y elevó sus penas de nueve a quince años de prisión.

Los hombres se llamaban a sí mismos «la manada» y su caso reveló enormes lagunas en el enfoque del sistema legal español sobre la violencia sexual. Según Amnistía Internacional, tres cuartas partes de los Estados miembros de la UE, incluida España, reconocen legalmente una agresión como violación sólo cuando se trata de violencia física, amenazas o coacción. Una víctima debe haber demostrado resistencia, pero, en este caso, la mujer aterrorizada aparece congelada en un video clip del ataque de 30 minutos. La defensa argumentó que ella estaba consintiendo, por lo que se aplicó el cargo menor.

La palabra española para violación es violación. Esta mujer fue violada dos veces, primero por la manada de lobos y luego por la ley. Pero la decisión de la Corte Suprema marca un cambio en esta cultura de culpabilidad de las víctimas. En el primer juicio, los mensajes en el chat de la manada de lobos de WhatsApp, en el que los hombres hablaban explícitamente de comprar medicamentos para violar en citas, fueron considerados inadmisibles por el tribunal, mientras que las fotos tomadas de los medios sociales de la víctima, que mostraban que se estaba divirtiendo en los meses posteriores al ataque, fueron permitidas. Fue pintada como una seductora precoz. Ahora ha sido reivindicada, como dijo la fiscal, Isabel Rodríguez, lo que debería haber sido obvio en primer lugar: «No puedes pedir a las víctimas que actúen de una manera peligrosamente heroica.»

Si algo positivo puede resultar de un ataque tan horrendo, es que la reacción pública al caso ha desencadenado un movimiento cultural extraordinario. Desde el resultado del primer juicio, cientos de miles de mujeres españolas han salido a las calles en protesta. En el Día Internacional de la Mujer de este año, un año entero después de la sentencia inicial, un número récord de personas se unieron a manifestaciones masivas, marchas y huelgas. Yo vivía y estudiaba en Valencia por aquel entonces, donde marchaban 120.000 personas. Estaba a 300 millas de Pamplona, pero todavía podía oír el canto unido, Tranquila hermana, aquí esta esta tu manada (No te preocupes hermana, somos tu manada de lobos). Las clases universitarias se cancelaron porque algunas profesoras se retiraron, sumándose a los 5,3 millones de mujeres de todo el país. La cólera era palpable, pero también era un acontecimiento alegre, una muestra de intensa solidaridad.

A pesar de que el régimen franquista terminó hace más de 40 años, una cultura intensamente machista sigue impregnando la España moderna: entre 2016 y 2017 se produjo un aumento del 18% de la violencia doméstica perpetrada contra las mujeres. La tauromaquia, con su despliegue de masculinidad viril y teatralidad machista, encarna esta cultura; el ambiente que rodea la fiesta de Pamplona es un reflejo de ello, y las agresiones sexuales son muy frecuentes. En 2015, el Ayuntamiento de Pamplona denunció un anuncio de San Fermín que mostraba un sujetador colgando de un cuerno de toro. El mes pasado, en un festival en Córdoba, una chica española nos pidió a mis amigos y a mí que nos mantuviéramos unidos por culpa de «todos los borrachos». Los bares distribuían abanicos de cartón que leían No es no (No es no) y ofrecían un número al que llamar en caso de agresión sexual.

Pero el cambio, aunque lento, está llegando. Las encuestas indican que casi el 65% de las mujeres españolas menores de 30 años se autodenominan feministas, el doble que hace cinco años. El número de violaciones reportadas se disparó en un 28% en los primeros tres meses de 2018 – el resultado del primer ensayo pareció alentar a más mujeres a presentarse, en lugar de disuadirlas.

Debemos tener cuidado al decir que el movimiento feminista envalentonado influyó en la decisión de la corte suprema. Francisco Serrano, miembro de Vox, el partido de extrema derecha, ya ha condenado el veredicto por complacer a los medios de comunicación y a la política de izquierda. Su partido se compromete a desechar la controvertida ley de violencia de género, que protege específicamente a las mujeres que sufren violencia en el marco de las relaciones de pareja, porque la considera una herramienta ideológica manejada por feministas militantes.

Pero los esfuerzos de las mujeres españolas no han sido en vano. Es probable que la protesta pública influya en los responsables de la formulación de políticas. Carmen Calvo, vicepresidenta en funciones de España, se ha comprometido a cambiar las defectuosas leyes de agresión sexual para aclarar el consentimiento en los juicios por violación. La injusticia en el caso de la manada de lobos ha sido corregida y ha empoderado a una generación de mujeres.

Compartir
Dejar un comentario

Ven y visita Benidorm

MB Noticias – Diario de Benidorm