La estrella de fútbol del Barça, Piqué, condenado a pagar 2,1 millones de euros en concepto de impuestos atrasados

El futbolista del FC Barcelona Gerard Piqué ha perdido su batalla legal con la Agencia Tributaria española, y tendrá que pagar 2,1 millones de euros en multas e impuestos atrasados.

Piqué se ocupa de este tema desde 2013, cuando fue auditado por las autoridades fiscales.

La Audiencia Nacional ha desestimado un recurso interpuesto por el defensa contra una decisión del Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) en la que se le pedía que pagara esa cantidad en concepto de impuestos adeudados en 2008, 2009 y 2010.

Las autoridades fiscales dicen que Piqué fingió transferir sus derechos de imagen a su propia empresa, Kerad Project 2006, con el fin de pagar un tipo impositivo más bajo sobre esos ingresos.

La socia de Piqué, la popular cantante Shakira, ha tenido últimamente sus propios problemas de impuestos. El artista colombiano compareció ante los tribunales hace un mes tras ser acusado por la fiscalía de un fraude de 14,5 millones de euros contra el Tesoro español. La Agencia Tributaria indicó que entre 2012 y 2014 Shakira había residido en España, por lo que tenía la obligación de presentar sus declaraciones en ese país, y no en otros territorios con tipos impositivos más bajos.

Piqué se ocupa de este tema desde 2013, cuando fue auditado por las autoridades fiscales. Los investigadores que revisaron las declaraciones de 2008, 2009 y 2010 del jugador concluyeron que había utilizado una compañía para transferir sus ganancias de los derechos de imagen y pagar una tasa de impuesto de sociedades del 30% en lugar de un impuesto sobre la renta personal del 45%.

En diciembre de 2016, el TEAC dictaminó que Piqué debía pagar 1.457.855,61 euros en concepto de impuestos atrasados y otros 678.012,59 euros en concepto de multas. Apeló ante el Tribunal Superior, que falló en su contra en mayo de este año. El jugador de fútbol todavía puede recurrir a la Corte Suprema.

En su recurso, Piqué alegó que el contrato firmado en 2006 entre él y la empresa Kerad Project 2006, de la que es el único accionista, no fue simulado con el objetivo de reducir sus pagos de impuestos.

Los jueces señalaron que Piqué continuó vendiendo sus derechos de imagen a empresas como Nike a pesar de haberlos transferido a Kerad 2006, y dijeron que había cedido estos derechos por un período de 20 años por sólo 3.000 euros, a pesar de que había cobrado a Nike 70.000 euros por un año.

Piqué y Shakira son los últimos de una larga lista de celebridades de alto nivel en España que han tenido que enfrentarse a procedimientos judiciales por evasión fiscal. Entre ellos se encuentran el ex futbolista del Real Madrid Cristiano Ronaldo, la cantante de ópera Montserrat Caballé, el famoso chef Sergi Arola y la estrella del pop de los 80 Ana Torroja.

Añadir comentario