Las falsificaciones y la piratería cuestan a las empresas españolas 6.800 millones de euros al año

La falsificación de mercancías y la piratería de contenidos audiovisuales están costando a las empresas europeas de los sectores vulnerables a las infracciones de la propiedad intelectual casi 56 000 millones de euros al año, es decir, una media del 7 % de las ventas. En España, sin embargo, la pérdida de 6.766 millones de euros equivale al 10,6% de las ventas, según un informe de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO).

En el informe, que ha sido visto por EL PAÍS, la EUIPO ha actualizado los efectos de la piratería y las falsificaciones en las grandes corporaciones, centrándose en 11 sectores que hacen un uso intensivo de los derechos de propiedad intelectual vinculados a patentes, diseños o marcas. Estos sectores -que incluyen los cosméticos y el cuidado personal; la ropa, el calzado y los accesorios; los artículos deportivos y los productos farmacéuticos- representan el 42 % del PIB de Europa, lo que equivale a 5 700 millones de euros y el 28 % de los puestos de trabajo. Además, producen un superávit comercial de 96.000 millones de euros, mientras que los trabajadores de estos sectores ganan un 46% más que los de los sectores que no dependen tanto de los derechos de propiedad intelectual.

Sin embargo, la fortuna económica de las empresas de estos sectores se ve amenazada por la piratería y las mercancías falsificadas. Según los últimos datos de la EUIPO, el comercio mundial de productos falsificados ascendió a 452.900 millones de euros en 2016, lo que representa el 3,3% del comercio mundial. En el informe anterior, basado en datos de 2013, la cifra era de 338 000 millones de euros, es decir, el 2,5 %.

Según la EUIPO, la venta de productos falsificados no equivale a pérdidas directas en el mercado auténtico, razón por la cual los investigadores han examinado otros indicadores (estudios sobre la venta de productos falsificados, percepción de la corrupción, por ejemplo) para calcular el coste para los sectores antes mencionados, como la pérdida de ventas, puestos de trabajo e impuestos. En consecuencia, la EUIPO concluye que el impacto directo de la violación de los derechos de propiedad intelectual es más bien de 56.000 millones de euros al año para los sectores mencionados, lo que equivale al 7,4% de las ventas.

El sector más afectado por los productos falsificados es la industria de la moda y los accesorios, con pérdidas en Europa que ascienden a 28.400 millones de euros, es decir, el 9,4% del volumen de negocios total. Los productos farmacéuticos son los siguientes más afectados, con 9.600 millones de euros en pérdidas (3,9%), seguidos de los cosméticos, con 7.000 millones de euros en pérdidas (10,5%). La falsificación de vinos y bebidas espirituosas cuesta a las empresas el 5,9% de su negocio, es decir, 2.400 millones de euros.

En España, el coste de la falsificación para las empresas ha aumentado a 6.800 millones de euros al año, lo que equivale al 10,6% de las ventas. De hecho, el impacto en las ventas es peor en España que la media de la UE en varios sectores, como el de la moda (14,9% de las ventas frente al 9,4%), el farmacéutico (4,5% frente al 3,9%), el de los vinos y bebidas espirituosas (8,3% frente al 5,9%) y el de los teléfonos inteligentes (10% frente al 8,3%).

Los productos falsificados también se traducen en la pérdida de 468.000 puestos de trabajo y sus correspondientes ingresos fiscales, lo que supone una pérdida adicional de 16.000 millones de euros al año entre los Estados miembros de la UE. De hecho, la EUIPO estima que el impacto económico indirecto de la industria de la falsificación supera los 92 000 millones de euros.

Añadir comentario