Marruecos abandona el caso contra un activista español que ayudó a salvar vidas en el mar

Un tribunal marroquí ha abandonado el proceso contra un activista español de derechos humanos que había sido investigado por supuesta connivencia con traficantes de personas, a pesar de haber ayudado a salvar la vida de cientos de migrantes y refugiados en el Mediterráneo.

Helena Maleno y su ONG Walking Borders operan atendiendo las llamadas de socorro de las personas que cruzan desde el norte de África y pasan a los guardacostas españoles para que puedan ser rescatados.

A principios de este año, el gobierno español dijo que el 70% de las llamadas de alerta realizadas al servicio de rescate marítimo procedían de Maleno.

Aunque ha recibido elogios y premios por su trabajo, la activista ha sido investigada en España y Marruecos.

En noviembre de 2017, fue citada ante el tribunal de Tánger por acusaciones de que sus actividades significaban que estaba ayudando a los traficantes de personas y ayudando a facilitar la inmigración ilegal.

El caso provocó una protesta en España, donde más de 200 personalidades españolas -entre ellas los actores Javier Bardem y Eduardo Noriega- firmaron una petición de apoyo a Maleno.

El lunes, Walking Borders anunció que el tribunal marroquí había abandonado el caso por falta de pruebas contra Maleno.

«Confié en la justicia de Marruecos, que también es mi hogar, y hemos ganado esta batalla», dijo Maleno. «En un momento en que la defensa de los derechos de los inmigrantes se está criminalizando en todo el mundo, y especialmente en Europa, el archivo del caso nos da exactamente el tipo de noticias que necesitamos para seguir haciendo nuestro trabajo».

La policía española inició una investigación sobre las actividades de Maleno hace siete años, pero el caso contra ella fue desestimado por el tribunal superior del país en abril de 2017 debido a que sus acciones no constituían un delito penal.

Según Maleno, la policía en España pasó su investigación a las autoridades marroquíes, quienes, según ella, intervinieron sus teléfonos.

En los últimos años, los activistas de derechos humanos en Europa se han visto cada vez más frustrados e incluso procesados por tratar de ayudar a los refugiados y migrantes.

En febrero de 2017, un agricultor francés que ayudó a los inmigrantes africanos a cruzar la frontera desde Italia y les proporcionó refugio, recibió una multa suspendida de 3.000 euros (2.660 libras esterlinas) por ayudar a los inmigrantes ilegales.

En agosto de ese mismo año, la policía italiana se apoderó de un barco de rescate operado por la ONG alemana Jugend Rettet como parte de un intento italiano de poner fin a la crisis de inmigrantes y refugiados en el Mediterráneo.

Las cifras de la Organización Internacional para las Migraciones muestran que 113.145 migrantes y refugiados llegaron a Europa por mar en 2018, mientras que 2.242 murieron en el intento.

España fue el país con más llegadas (56.480), seguido de Grecia (31.310) e Italia (23.126).

Añadir comentario