junio 13, 2024

Una mujer se niega a abandonar su casa después de una revuelta de pandillas en el bloque

La jubilada Linda Brown y su pareja son los únicos británicos que quedan en un complejo de retiro en las Costas después de que los ocupantes ilegales lo convirtieron en un «infierno en la tierra» para los residentes.

Linda, una ex sargento de policía de 61 años, dice que la amenazaron con un hacha y la golpearon en el ojo después de que la banda -que posee al menos un arma- tomara el control de los pisos de lujo.

Los expatriados que vierten sus ahorros en 11 hogares han abandonado el que fuera un bloque inteligente.

Linda se lo dijo al Sunday People: «Esta pandilla quiere que yo también me mude para que puedan convertir el complejo en su reino. No los dejaré ganar. Lucharé contra ellos.»

Su calvario comenzó en 2014 cuando un hombre y 12 niños irrumpieron en el bloque Mirador El Pedrera en Denia, un hermoso pueblo de la Costa Blanca a 30 millas al norte de Benidorm.

Varios pisos no se vendieron porque la recesión había disuadido a los compradores.

Los viajeros reclamaron entonces los derechos de los ocupantes ilegales y fueron seguidos por otros siete clanes, dejando un tercio del complejo ocupado ilegalmente.

El líder de la banda, uno de los 11 hermanos, fue apodado El Jefe por los aterrorizados residentes.

Linda dijo que sus lacayos se pavonean con perros feroces, ensucian la piscina comunitaria e incendian un piso.

Un cuidador al que supuestamente golpearon con bates de béisbol tuvo que ser operado de ambos brazos.

Linda añadió: «Esta gente arroja basura por los pasillos. Han robado ventanas en algunos pisos y han desvalijado otros. Se han arrancado las luminarias y la mitad de la manzana está a oscuras, pero protegen sus pisos con un pitbull.

«Este era un hermoso complejo, pero ahora es un área prohibida.»

Linda compró el ático de 250.000 libras esterlinas en 2007 con su socia Arlene Ashley, de 72 años. Ella dijo: «Hemos invertido hasta el último centavo en lo que creíamos que sería el paraíso. Era nuestro sueño, pero de las 11 propiedades que compramos en ese momento, somos los únicos que quedamos».

Otros propietarios, cinco británicos y el resto alemanes, han regresado a sus países de origen hasta que se resuelva la situación.

Para colmo, a cada hogar se le están facturando 500 libras esterlinas al mes en concepto de gastos de servicio para cubrir un déficit dejado por
los invasores, que no pagan nada mientras destrozan el lugar.

Los propietarios también deben cubrir todas las facturas comunales del bloque, incluida una deuda de 20.000 libras esterlinas contraída por los ocupantes ilegales que roban electricidad y agua.

Arlene dijo: «Esta es mi gran pesadilla de gitanos gitanos gordos. Trabajamos toda nuestra vida para esto y ahora es como estar en un país del tercer mundo. Estoy enfermo.»

Linda dijo: «En dos ocasiones algunas de las mujeres han corrido alrededor de la cuadra con hachas, amenazándome.»

También dijo que dos esposas de los clanes la atacaron después de que ella pidió que su máquina de karaoke, que estaba haciendo sonar música pop española, fuera rechazada.

«Era la hora de la siesta, a las 3 de la tarde, y todos estaban alrededor de la piscina», dijo. «Una mujer me golpeó en el estómago y otra en el ojo.» Ella los llevó a los tribunales y está a la espera de un veredicto.

Linda agregó que buscó hablar con El Jefe, nombre real Antonio, para calmar la situación, pero en vano.

Ella dijo: «Los otros lo ven como la realeza. Sale con un bastón, gritando que es su reino».

Ahora ella y Arlene, de Nottingham, son prisioneras en su casa. «Tenemos miedo de irnos en caso de que la pandilla entre», dijo Linda.

Los dos, que dicen sufrir amenazas y abusos diarios, se han atrincherado en su apartamento del cuarto piso y duermen con la alarma antirrobo encendida.

Linda dijo: «Hemos gastado 1.200 libras esterlinas en seguridad, con cámaras instaladas, una puerta metálica para mantenerlas fuera y una factura de 150 libras esterlinas al mes por nuestro propio ascensor privado.

«Los hijos de los ocupantes ilegales gritan:’Mata a Linda'». Me llaman el diablo y dicen que el bloque es suyo ahora».

Ella contó de ver «exorcismos» por parte de los invasores, mientras que el Jefe «cantaba con un predicador para librar a su esposa de demonios».

Linda siguió adelante: «Me vio y dijo que necesitaba sacar los demonios de mí para dejarlos vivir en paz.»

Dijo que los patanes han hecho sufrir a todo el pueblo, explicando: «Solía ser muy animado con los expatriados, pero ya no quieren venir aquí.»

Su compañera Brit Moira Wakeman, de 66 años, contó cómo su jubilación en Denia ha sido «arruinada por la familia del infierno».

El antiguo profesor dijo: «Me mudé aquí desde Londres hace 16 años por paz y tranquilidad, pero eso se ha arruinado. Ni siquiera podemos beber en nuestro bar local.

«No hemos visto a Linda en ocho meses porque no vamos a entrar en la zona. No iremos a ella y ella no puede venir a nosotros».

El expatriado Bill Smith, de 72 años, y su esposa Judy, de 71, que llegó a Denia desde Kent, dijeron: «Casi nos mudamos a esa cuadra porque los apartamentos eran muy bonitos, pero afortunadamente no lo eran. Tuvimos un escape afortunado.»

Las familias respetuosas de la ley alegaron que uno de los ocupantes ilegales ha estado vendiendo cannabis y cocaína, mientras que otro ha estado dirigiendo un burdel.

El terror de los viajeros obligó a un bar cercano a cerrar el pasado mes de noviembre y cuando un residente local se quejó de que su piso estaba destrozado.

Linda dijo: «Vinimos aquí por una vida tranquila, pero esto es el infierno en la tierra.

«Muchos de nuestros buenos amigos se han asustado y una pareja alemana se llamaron nazis hasta que finalmente huyeron.

«Hemos intentado con la policía, pero los españoles están atados a la burocracia.»

Se dice que cuatro desalojos han sido aprobados, pero no se ha ordenado la salida de ningún ocupante ilegal. Según la legislación española, la policía no puede forzar la entrada a una propiedad si un promotor es propietario de la misma.

Linda dijo: «Nos reunimos con el alcalde y el jefe de seguridad de la ciudad y ambos dicen que no pueden ayudarnos debido a la ley.

«He llamado a la policía en el momento de los robos, pero estas personas cambiaron la cerradura de inmediato y mostraron la llave a los agentes, que tuvieron que marcharse».

La Policía Nacional del pueblo habló de su frustración, diciendo: «No tenemos poder.

«Hemos arrestado a muchas personas que vivían en los pisos, una por asalto al cuidador, y también por drogas.

Los ocupantes ilegales ocupan más de 20 de los 65 pisos, pero necesitamos una orden judicial para expulsarlos. Sólo el dueño del edificio puede conseguirlo.»

Se supone que una empresa llamada JEPSA se encarga del mantenimiento del complejo, gestionado por Jesús Fermosa.

Linda dijo: «Lo amenacé con una acción legal por falta de seguridad y parece que ahora ha empezado a pedir órdenes judiciales para sacar a los ocupantes ilegales.»

El secretario judicial de Denia, Alfredo Major, dijo: «Estas familias están aquí todo el tiempo. Han sido arrestados por asalto, drogas y un incendio.

«España tiene una gran crisis de ocupantes ilegales. irrumpen en casas de vacaciones, así que todo el mundo se ve afectado».

El jefe de Flats, el Sr. Fermosa, dijo anoche: «Temo por mi vida con esta gente. Ayer me atacaron cuando intenté cortarles la electricidad. Intentaron entrar en mi coche y me persiguieron por la calle.

«La burocracia española es muy lenta y la ley no está de nuestro lado. La policía no tiene autoridad para echarlos. Estamos haciendo todo lo que podemos».

Compartir
Dejar un comentario

Ven y visita Benidorm

MB Noticias – Diario de Benidorm