Después de la polémica de Justin Trudeau, ¿debería España cambiar sus actitudes?

En 2001, el actual primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, se presentó en una fiesta con maquillaje de «cara marrón». La revista Time publicó recientemente una fotografía de ese evento, lo que provocó una ola de críticas por parte de los líderes sociales y políticos. «Cara Negra es parte de una historia de deshumanización, de negación de la ciudadanía […]. Es hora de terminar con los argumentos despectivos de quienes describen estos actos ofensivos como bromas, ignorancia e indiscreciones juveniles», escribe David Leonard, profesor asociado de estudios de cultura, género y raza de la Universidad del Estado de Washington, en un artículo del diario The Huffington Post. Trudeau se ha disculpado desde entonces.

En España, la ONG SOS Racismo define el rostro negro o cara marrón como «una práctica que perpetúa el racismo hacia los negros ridiculizando y exagerando sus rasgos, usando maquillaje que simula la piel negra y las pelucas afro».

En España, algunas personas han trazado paralelismos entre las acciones del líder canadiense y una tradición anual en muchos pueblos españoles: blancos que se pintan la piel de negro cada 5 de enero para interpretar al rey Baltasar en el desfile de los Reyes Magos, que recrea el relato bíblico del viaje de los Reyes Magos para visitar al niño Jesús en Belén.

En 2014, a la entonces alcaldesa de Madrid, Ana Botella, se le preguntó por qué un blanco de cara negra interpretaba el personaje del rey Baltasar en el desfile. «Si tuviéramos un concejal negro, ciertamente no habría problema en tener un rey negro», contestó, aludiendo a la larga práctica de seleccionar a tres concejales de la ciudad para que desempeñaran el papel de los Reyes Magos.

Muchos medios de comunicación estadounidenses han rastreado la práctica hasta el siglo XIX, pero España tiene muchos ejemplos de caras negras en obras que se remontan a la Edad de Oro, que abarcan aproximadamente desde mediados del siglo XV hasta mediados del siglo XVII. En ese momento, los actores blancos subían al escenario con maquillaje oscuro.

«Podemos ver ejemplos de caras negras justo ahí. Después de la expulsión de los musulmanes de la Península Ibérica, esta fue una forma de ridiculizarlos a través de actuaciones públicas. Coincidió con un aumento en el número de personas esclavizadas de África», dice Antumi Toasijé, historiador y director del Centro de Estudios Panafricanos Kituo cha Wanafrika.

En los años 1500 y 1600, los actores oscurecían sus rostros con corcho quemado. «Los negros fueron retratados como lascivos o con acentos que suenan graciosos», añade el historiador, señalando que a veces también había actores negros en estas obras, pero que normalmente interpretaban los mismos papeles estereotipados que los actores blancos en la cara negra. «Era una comedia muy popular e insultante», dice Toasijé.

El responsable de este centro de investigación considera que el mayor caso de cara negra en España en estos días es el desfile de los Reyes Magos en Alcoy, en la provincia de Alicante. El evento se celebra desde 1885, lo que lo convierte en el más antiguo de España, y cientos de lugareños se pintan la cara de negro y los labios de rojo para representar las páginas negras que acompañan a los reyes de Oriente. «Representan a gente esclavizada. Alcoy es el lugar de España con el caso más masivo de cara negra», dice Toasijé.

El desfile de Alcoy ha sido designado oficialmente como Bien de Interés Cultural (BIC) y como un evento de interés nacional para el turismo. «No estamos siendo irrespetuosos, esto no es una cara negra o una manifestación de racismo», dijo el concejal a cargo de la festividad en declaraciones a Eldiario.es antes del último desfile.

No estamos siendo irrespetuosos, esto no es una cara negra o una manifestación de racismo.

FUNCIONARIO DE ALCOY CITY

Toasijé piensa que los españoles todavía no son plenamente conscientes del componente racista de la cara negra. «La sociedad española es diferente a la estadounidense. Aunque aquí hay racismo y violencia racista, el grado de agresividad social[contra los negros] no es el mismo que en Estados Unidos. Para los estadounidenses, es más obvio. Aquí, se hace pasar como una broma.»

En diciembre de 2017, el futbolista Antoine Griezmann, que entonces estaba en el Atlético de Madrid, compartió una fotografía en medios sociales en la que se le veía con maquillaje negro y peluca afro, en un intento de parecerse a un jugador de baloncesto. La ocasión fue una fiesta de disfraces en la que el tema fue la década de 1980. El jugador francés acabó borrando la imagen tras recibir comentarios negativos en los medios sociales y quejas de varias organizaciones.

«Creo que los medios sociales han ayudado a crear un mayor impacto para nuestras demandas», dice Toasijé. Y aunque las protestas de la comunidad afrodescendiente española no han logrado introducir cambios en el desfile de Alcoy, muchos otros casos han tenido éxito. En Madrid, por ejemplo, un negro interpretó al rey Baltasar en el desfile de los Reyes Magos de 2015.

«Todavía hay unos pocos desfiles que hacen cara negra, pero cada vez son menos», señala Toasijé. «Pero todavía ves a un Balthazar raro con maquillaje negro en las escuelas.»

Añadir comentario