De la acera a la pasarela: dar a los vendedores ambulantes españoles la oportunidad de brillar

Abdou Touray siempre quiso ser modelo. Pero ese fue un objetivo difícil de alcanzar en Gambia, un país del que el joven de 29 años huyó para escapar del régimen del dictador Yahya Jammeh. «Dejé África a través de Libia en 2013. Desde allí viajé a Italia y luego a Suiza. En 2015, llegué a España», dice en un inglés perfecto. Aunque Touray habla francés, seis idiomas africanos, y está aprendiendo español, y que adquirió experiencia en informática mientras estaba en Suiza, no ha podido encontrar un trabajo adecuado en España. Como muchos de sus compatriotas, trata de sobrevivir con lo que hace como un mantero, el término que se usa para referirse a los vendedores ambulantes que venden bienes en espacios públicos en mantas grandes. Este tipo de negocio se conoce como top manta.

«No me gusta trabajar en Top Manta. No es lo que quiero hacer, pero no tengo elección. Estoy en la calle porque nadie me da la oportunidad de hacer otra cosa», explica. Pero su suerte podría estar a punto de cambiar.

Touray ha sido seleccionado, junto con otros seis vendedores ambulantes, en la primera audición de modelado para Topmantatopmodel, una iniciativa española sin ánimo de lucro que ofrece a estos jóvenes la oportunidad de mostrar su talento como modelos e intérpretes. Bajo el lema «De la acera a la pasarela», el proyecto pretende conectar a las aspirantes a modelos con marcas que buscan modelos con perfiles similares. El programa está dirigido por el publicista y director creativo Julián Zuazo, junto a Susanne Pfingsten y un equipo de reconocidos profesionales del cine, la publicidad y la moda. Juntos han reunido el primero de muchos videos diseñados para mostrar las habilidades de modelaje de estos jóvenes.

Según Zuazo, la idea se inspiró en la dificultad de encontrar modelos negros en España. «Siempre he tenido que buscarlos fuera del país, en Nueva York o Los Ángeles, pero un día, mientras caminaba por la calle, me di cuenta de que los teníamos aquí mismo», explica. La realización le llevó a crear un sitio web que pudiera conectar a las marcas con los aspirantes a modelos. «La página web contiene sus fotos, una breve biografía y un número de contacto para que puedan llamarlos directamente. Proporcionamos apoyo y asesoramiento jurídico para que puedan firmar un contrato basado en un proyecto», dice Pfingsten, que está a cargo de la comunicación.

Cheikh Fall left Senegal in 2013.

«Trabajamos con un abogado experto en inmigración que está en contacto con la Secretaria de Estado de Migraciones, Consuelo Rumí, y que gestiona todo desde el punto de vista legal. Hay una sección en la ley española que permite contratar a un extranjero indocumentado mientras que un español no pueda hacer el mismo trabajo. Dado que no hay muchos españoles negros de dos metros de altura alrededor, no le estamos quitando trabajo a nadie y todos ganan», explica Pfingsten.

Marcas de moda españolas como García Madrid, Lola Li, The Beest y Mariana Barturen han apoyado el programa, vistiendo a los seis hombres para el primer vídeo de la campaña.

«Ser modelo siempre ha sido mi sueño, pero nunca tuve la oportunidad. En Gambia, no era fácil llegar a una audición y ni siquiera tenía la ropa adecuada para ello. Cuando hice la sesión de fotos y video con Topmantatopmodel, me sentí muy bien, muy cómodo. Este tipo de proyecto es muy importante para nosotros porque no tenemos opciones. Espero que mi sueño se haga realidad», dice Touray. En el video, aparece con otros seis vendedores ambulantes y cuatro bailarines migrantes (Miriem, Grace, Yanis y Yonaria), a quienes también se puede contactar en el sitio web.

Mama Gore, from Senegal, arrived in Spain on a small boat.

Abdou Sakhor, de Senegal, llegó a España desde Marruecos después de cruzar en un pequeño barco donde casi pierde la vida. También fue incluido en el primer casting, al igual que Mama Gore, también de Senegal, que como Sakhor cruzó el Mediterráneo con la esperanza de ayudar económicamente a su familia. Ahora su objetivo es «dejar atrás la vida de un mantero, que es peligrosa, dura y dolorosa». Las historias de los otros participantes Bamba, Dieumba Cisse y Cheick son muy similares: todos dejaron sus países en busca de un futuro mejor.

«Puede ser difícil alcanzar el mismo nivel de éxito que Adut Akech, el modelo de refugiados que ha posado para Chanel entre otros, pero queremos que se sientan parte de nuestra sociedad, trabajen o no en la industria. Nuestra meta también es cambiar la forma en que la gente los ve y conocerlos», dice Zuazo.

Según el director creativo, los vendedores ambulantes no tuvieron problemas para moverse y posar como modelos reales, estaban muy comprometidos», añade. «Recordaron su pasado y no podían creer que ahora estaban filmando un video. Se sentían importantes. No quieren compasión, sino estar en el lugar que merecen».

Añadir comentario