¿Playas sin alcohol? Los salvavidas piden que las costas sean más seguras

Los salvavidas en las playas españolas quieren que se prohíba el alcohol para mantener a los bañistas seguros, señalando los peligros de beber y luego ir al mar.

De la misma manera que el público es ahora consciente del riesgo extremo de conducir después de haber consumido alcohol, la Federación Española de Salvamento de Vidas (RFESS) dice que es necesario crear la misma conciencia entre los que buscan el sol.

Aunque los niños son los más vulnerables a ahogarse en las piscinas y el mar, estadísticamente, la mayoría de las víctimas son adultos, dice la RFESS.

Exactamente un tercio de los que se ahogan son pensionistas, según la coordinadora de la comisión de seguridad y prevención, Jéssica Pino.

«Los problemas físicos relacionados con la edad, como la reducción de la movilidad, las afecciones cardíacas y el mayor riesgo de ataques cardíacos que se producen con la edad se encuentran entre los principales riesgos», dice Sra. Pino.

«Las personas de mediana edad y las personas mayores no son conscientes de que sus capacidades, tiempos de respuesta y movilidad se están reduciendo gradualmente, a lo que se añade la falta de una cultura de conocimientos de primeros auxilios en España, y el riesgo es mayor».

La RCP, el boca a boca y otros conocimientos básicos de primeros auxilios no se enseñan habitualmente en las escuelas españolas, y la RFESS quiere que esto cambie.

«Siempre estamos poniendo todo nuestro empeño en prevenir los accidentes en el agua que afectan a los niños, pero los pensionistas también necesitan nuestra ayuda: los accidentes que afectan a las personas de mediana edad y a las personas de edad avanzada se pueden evitar por completo», afirma Jéssica Pino.

Pero la principal causa de ahogamiento en el grupo de edad de 30 a 45 años es el alcohol, revela.

«Los chiringuitos[quioscos temporales de playa preparados para el verano] suelen estar muy cerca cuando alguien se mete en problemas en el mar», dice la Sra. Pino.

«Tenemos que empezar a establecer playas de 0,0 o 0,0%.

«El alcohol en la playa también tiene otro efecto secundario: los niños quedan desatendidos cuando sus padres beben, lo que aumenta su propio riesgo de ahogarse».

Jéssica Pino dice nadie debería bañarse solo' ya quemuchos accidentes en el mar podrían haberse evitado si la persona hubiera estado acompañada’.

Cuando los amantes del sol no tienen otra opción que ir solos a la playa, deberían optar por ir a remar lo más cerca posible de la estación de socorrismo.

Pino ofrece algunos consejos de prevención de accidentes para los bañistas, como estar atento a las corrientes de aire, tener cuidado con los lilos y las tablas, no saltar de rocas o acantilados a menos que sepas exactamente lo que hay en el fondo del mar, obedecer siempre las instrucciones de los salvavidas y las banderas de advertencia, que son algunas de sus recomendaciones.

Una bandera verde significa que el baño es seguro, una amarilla significa que es necesario tomar precauciones y que sólo los nadadores fuertes deben ir más allá de las aguas menos profundas, y una roja significa que está prohibido entrar en el mar, a menudo so pena de una multa de hasta 1.500 euros.

Los socorristas no están obligados a entrar en el mar si alguien se mete en problemas después de ignorar una bandera roja, pero en la práctica, su instinto humano toma el control y normalmente lo hacen, lo que significa que están poniendo sus propias vidas en peligro.

Si las peligrosas olas y la amenaza de fuertes multas no son suficientes para disuadir a la gente de bañarse cuando ondea la bandera roja, los buscadores de sol deben ser conscientes de que también se alzan cuando hay grandes cantidades de medusas -o incluso aguas residuales sin tratar- en el agua, factores que deberían disuadir a cualquiera de desobedecer las señales.

Jéssica Pino dice que nadie más que los nadadores profesionales extra-fuertes deben entrar al mar a menos que haya salvavidas de servicio – el 90% de las personas que se meten en problemas en el agua lo hacen fuera de las playas sin un socorrista de servicio, o antes o después de sus turnos.

Aunque las playas están más concurridas en estos momentos, no se recomienda entrar en el mar hasta al menos las 10.30 u 11.30 de la mañana, cuando los socorristas instalan sus puestos, y permanecer fuera del mar alrededor de las 19.00 o 20.00 cuando están fuera de servicio.

La Cruz Roja ha iniciado este verano una campaña de sensibilización en todas las costas españolas, que incluirá talleres gratuitos de primeros auxilios que cubren la RCP, el boca a boca, la posición de recuperación, ejercicios de respiración-circulación de las vías respiratorias y todas las demás técnicas que puedan salvar una vida.

También durante las campañas, se dará asesoramiento para evitar accidentes y se realizará una simulación de rescate con instrucciones para los asistentes sobre qué hacer en caso de emergencia.

Los cursos de salvamento basados en piscinas y playas normalmente enseñan a los asistentes cómo rescatar a alguien si optan por saltar para ayudar, pero la instrucción enfatiza fuertemente que hacerlo debe ser siempre el último recurso.

Por ejemplo, si un bañista ve a alguien en problemas en el mar, debe evitar ir tras él aunque sea un nadador altamente cualificado y, en su lugar, atraer la atención del socorrista más cercano.

La fotografía muestra una demostración de simulación de rescate con una mujer que actúa como voluntaria en una playa de Cartagena, Murcia, y es tomada por el Ayuntamiento de Cartagena que organizó la campaña.

Añadir comentario