La policía española rescata a ancianos de la «casa de los horrores».

La policía española ha rescatado a dos personas mayores que supuestamente habían sido encerradas y drogadas por una pareja que se hacía pasar por cuidadores mientras vaciaban más de 1,8 millones de euros de las cuentas bancarias de una serie de víctimas.

La Guardia Civil fue llevada finalmente a lo que describió como una «casa de los horrores» después de que la policía de Frankfurt pidiera ayuda para localizar a una mujer alemana de 101 años llamada María Babes.

Oficiales de la fuerza española localizaron a Babes en una casa de acogida en la ciudad de Chiclana de la Frontera, cerca de la ciudad de Cádiz, al sur del país. La anciana estaba gravemente enferma y sus registros en el hospital suscitaron sospechas sobre el comportamiento de las personas que la habían estado cuidando antes de que entrara en la residencia.

Una investigación descubrió que una pareja cubano-alemana, que aún no ha sido nombrada oficialmente, se había hecho amiga de Babes en Tenerife y la había traído al sur de España «para que pudieran controlarla mejor». La policía dijo que la pareja había usado la misma técnica para aprovecharse de otras personas vulnerables.

Una vez que estuvo lo suficientemente bien para hablar, Babes le dijo a la Guardia Civil que la pareja la había mantenido en una casa alquilada durante meses, atada con las manos. Sin que la prisionera lo supiera, vendieron su casa en Tenerife y se llevaron más de 160.000 euros de su cuenta bancaria.

Un día antes de que los oficiales arrestaran a la pareja, el hombre y la mujer lograron persuadir a Babes para que abandonara la casa de acogida con ellos. En cinco horas, ella estaba muerta.

«La muerte fue extraña ya que esa mañana se filmó un video que la mostraba en perfecto estado de salud y tocando la pandereta durante el desayuno de Navidad en la casa», dijo la Guardia Civil en un comunicado.

No se realizó ningún examen postmortem de su cuerpo ya que la pareja insistió en una cremación urgente. El director de la funeraria le dijo a la policía que le había parecido extraño que la pareja no hubiera pedido las cenizas de Babes, a pesar de que afirmaba que la quería mucho.

Cuando la Guardia Civil llegó a la casa alquilada, encontraron dos pasajes de avión a Cuba – y evidencia de otra propiedad alquilada cerca.

Allí encontraron a una anciana holandesa y a un anciano alemán en un estado de higiene y salud pésimo.

«Ambos fueron encontrados en cuartos que estaban cerrados con cerrojo desde afuera, y ambos estaban siendo alimentados a través de tubos nasales y no podían moverse», dijo la declaración.

Ahora se están recuperando. El notario que hizo el papeleo para el patrimonio de Babes identificó a la mujer holandesa como la persona que se había hecho pasar por Babes durante la firma de sus bienes.

La pareja permaneció bajo custodia. Los investigadores se han encontrado con 1,8 millones de euros «obtenidos en circunstancias similares» de otras cuatro personas a las que habían «atendido».

Las autoridades españolas solicitan asistencia jurídica a los tribunales de Inglaterra, Italia, Alemania y Cuba para ayudar a determinar la magnitud de las finanzas y las posesiones internacionales de la pareja.

La pareja está acusada de delitos que incluyen fraude, apropiación indebida, abuso doméstico y lavado de dinero. Otras cuatro personas han sido detenidas y otras nueve están siendo investigadas.

Añadir comentario