junio 15, 2024
Pulmonía o neumonía

Pulmonía o neumonía: esto es lo que hay que saber

Las bacterias, los virus o los hongos suelen ser los causantes de la enfermedad o patología de la neumonía o pulmonía. El pulmón o los pulmones son los órganos objetivos de la bacteria del neumococo, que es la causa más frecuente de la misma. Este microbio no tiene ningún efecto ni supone ninguna amenaza en otras zonas del cuerpo.

La bacteria afecta al propio pulmón o a una parte del mismo cuando surge la neumonía. Ahora, el neumococo se multiplica e infecta el organismo, afectando las funciones primarias del pulmón. Puede provocar una acumulación de líquidos o la saturación de los alvéolos.

Por lo tanto, ante la interrogante de qué es una pulmonía puede responderse diciendo que es lo mismo que la neumonía y es una infección del pulmón.

Síntomas de la pulmonía o neumonía

Los cuidadores de ancianos y quienes comparten el hogar con ellos deben prestar mucha atención a esta sintomatología. Las personas mayores son singularmente más  vulnerables y propensas a la neumonía, por lo que es fundamental actuar con rapidez. No se debe dudar en acudir a urgencias lo antes posible si se nota alguno de estos síntomas:

  • Dolor óseo o muscular y malestar general: lo mejor es que un médico lo revise si es en la zona del pecho con un estetoscopio para oír cómo funciona el sistema respiratorio y determinar el grado de la infección.
  • Episodios de tos y tos aleatoria: la causa más común de la tos crónica y dolor en el pecho, además de dificultad para respirar es la bronquitis, pero en circunstancias más fuertes puede ser neumonía o pulmonía.
  • Fiebre: uno de los métodos más fiables para distinguir la neumonía o pulmonía de la bronquitis suele ser la presencia de fiebres altas. Este síndrome no suele aparecer con la bronquitis.
  • Expectoración: se trata de la expulsión de moco, líquido o esputo por las vías respiratorias. Suele ir acompañada de tos o carraspeo y dolor.
  • Disnea: los episodios más graves de falta de aire dan lugar a este síntoma, que requiere una intervención médica inmediata.

Muchos de estos síntomas de neumonía pueden confundirse con enfermedades menos graves, como una gripe o un resfriado. Por lo tanto, los síntomas deben ser monitoreados apenas aparezcan, ya que la neumonía puede comenzar como una simple gripe, pero agravarse con el paso de las horas.

Lo recomendable en ancianos es acudir al médico cuanto antes al haber síntomas de resfriado y fiebre. Además, se recomienda adquirir los servicios especiales de cuidado de personas mayores, tales como los ofrece la empresa Beeping que cuenta con profesionales en cada área de atención. 

Diferencias entre la neumonía o pulmonía y la bronconeumonía

Básicamente, tanto la neumonía como la bronconeumonía son dos tipos diferentes de neumonía. Una es la lobular y la otra es la bronquial.

La neumonía lobular es aquella que afecta a una o más parte de los lóbulos o secciones en las cuales se dividen los pulmones.

En contrapartida, la bronconeumonía es la que afecta por igual a los lóbulos pulmones y a los bronquios. Esta es la neumonía bronquial y puede ser de estado grave o de estado leve.

Pulmonía o bronconeumonía: ¿Cuál es más grave?

La gravedad de cada una de estas patologías del sistema respiratorio es una de los asuntos más consultados por los pacientes. A primera vista, ambas son tratables y no son perjudiciales con un diagnóstico temprano y una atención adecuada.

Sin embargo, algunas personas son pacientes con mayores riesgos que otras, por lo que hay que considerarlo. Las complicaciones pueden darse en ancianos, niños pequeños, personal de hospitales, personas con hábitos poco saludables como el tabaco, drogas y abuso de alcohol o con otras dolencias.

Sin embargo, la bronconeumonía es mucho menos peligrosa que la neumonía. La primera ataca solo a los bronquios y la segunda a todo el pulmón, lo que provoca disnea y dolor en los músculos y los huesos.

Debido a la peligrosidad de la enfermedad, la neumonía suele requerir hospitalización en España. El grupo más vulnerable es el de las personas mayores. Esto sucede por el estado del sistema inmune que es débil en los ancianos.

Además, cualquier infección en las personas mayores puede causar descompensación metabólica y alteración de los valores en muchos órganos y de manera rápida.

Compartir
Dejar un comentario

Ven y visita Benidorm

MB Noticias – Diario de Benidorm