Mujer alicantina se enfrenta a cargos por matar de hambre a su perro

Los veterinarios no pudieron salvar al animal después de que fuera rescatado en El Campello el domingo.

Una mujer de 45 años ha sido detenida en El Campello, no muy lejos de la ciudad de Alicante, por permitir que su perro muriera de hambre en una terraza de su casa.

Los veterinarios no pudieron salvar al animal después de que un vecino reportó el caso a la Guardia Civil y fue rescatado de la propiedad el domingo, y murió al día siguiente: el presidente de la asociación Dignidad Animal dice que cuando fue rescatado estaba demasiado débil incluso para levantar la cabeza. Fuentes de la asociación de vecinos de la urbanización donde se produjo el siniestro afirman que la situación había sido denunciada a las autoridades en numerosas ocasiones pero que no se había tomado ninguna medida, y que el caso está ahora en manos de los tribunales de Alicante.

La mujer responsable ha declarado que el perro pertenecía a su ex pareja y que ninguno de los miembros de la pareja quería hacerse cargo de él cuando se separaron, y también afirma que el perro se había negado a comer durante los últimos dos meses. Sin embargo, cuando llegó a la clínica veterinaria comenzó a comer y beber inmediatamente.

La Policía Local explica que no estaban autorizados a actuar si nadie abría la puerta cuando visitaban la casa, que suponían que estaba vacía, mientras que la Guardia Civil ha confirmado que la mujer no vivía en la propiedad de forma permanente. Los veterinarios no pudieron salvar al animal después de que fuera rescatado en El Campello el domingo.

Una mujer de 45 años ha sido detenida en El Campello, no muy lejos de la ciudad de Alicante, por permitir que su perro muriera de hambre en una terraza de su casa.

Los veterinarios no pudieron salvar al animal después de que un vecino reportó el caso a la Guardia Civil y fue rescatado de la propiedad el domingo, y murió al día siguiente: el presidente de la asociación Dignidad Animal dice que cuando fue rescatado estaba demasiado débil incluso para levantar la cabeza. Fuentes de la asociación de vecinos de la urbanización donde se produjo el siniestro afirman que la situación había sido denunciada a las autoridades en numerosas ocasiones pero que no se había tomado ninguna medida, y que el caso está ahora en manos de los tribunales de Alicante.

La mujer responsable ha declarado que el perro pertenecía a su ex pareja y que ninguno de los miembros de la pareja quería hacerse cargo de él cuando se separaron, y también afirma que el perro se había negado a comer durante los últimos dos meses. Sin embargo, cuando llegó a la clínica veterinaria comenzó a comer y beber inmediatamente.

La Policía Local explica que no estaban autorizados a actuar si nadie abría la puerta cuando visitaban la casa, que suponían que estaba vacía, mientras que la Guardia Civil ha confirmado que la mujer no vivía en la propiedad de forma permanente.

Añadir comentario