Plan aeroportuario de México causa confusión y preocupación entre los funcionarios de la industria

Los vagos planes del presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador de operar tres aeropuertos en la capital del país están siendo objeto de un creciente escrutinio por parte de las autoridades de la industria aeronáutica, a quienes les gustaría recibir algunas respuestas.

Hace unos cuatro meses AMLO anunció que archivaría un proyecto aeroportuario de 13.000 millones de dólares para la Ciudad de México, pero aún no ha esbozado los detalles de su alternativa.

Lo que se sabe es que el plan del presidente implicaría un sistema de tres aeropuertos para la ciudad: la continuación de la operación del actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, el aumento del uso del Aeropuerto de Toluca y la conversión de la Base Aérea de Santa Lucía para uso civil.

En medio de la falta de información sobre el camino a seguir por AMLO, la Asociación Internacional del Aire y el Transporte (IATA) acaba de emitir una declaración propia sobre el tema, instando a la cooperación entre el gobierno mexicano y la industria aeronáutica.

«El nuevo gobierno mexicano canceló el proyecto del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de Nuevo México (NAIM) que estaba en construcción con una capacidad de diseño de 120 millones. Con un tráfico de pasajeros que crecerá un 3,6 por ciento anual en las próximas dos décadas, México se enfrenta a una crisis de capacidad en su capital», dijo la declaración de la IATA.

El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México fue diseñado para 32 millones de pasajeros al año, pero manejó 48 millones en 2018, según la IATA.

«La industria está decepcionada por la decisión de cancelar el proyecto NAIM. Pero la decisión está tomada. La conectividad aérea segura y eficiente es crítica para la economía mexicana y el desarrollo nacional. La implementación de una solución de tres aeropuertos presenta grandes desafíos técnicos y comerciales. Es imperativo que el gobierno y las partes interesadas de la industria trabajen juntos para encontrar la mejor manera de avanzar», continuó la declaración de la IATA.

Durante una reciente conferencia de aerolíneas en la capital mexicana, el director de IATA, Alexandre de Juniac, explicó que tres aeropuertos serían una propuesta «muy, muy, muy, muy desafiante», dada la altitud, la temperatura y las montañas circundantes de la Ciudad de México.

«Permítanme ser perfectamente claro, no habrá compromiso en cuanto a la seguridad», dijo de Juniac en la conferencia.

El principal funcionario de transporte de López Obrador tenía pocos detalles que ofrecer en respuesta.

«Hay que buscar una solución válida y absolutamente segura desde el punto de vista aeronáutico», dijo el ministro de Transportes, Javier Jiménez Espriu, según Bloomberg.

La aviación es fundamental para el desarrollo económico y social de México, según la IATA. La industria aporta unos 38.000 millones de dólares a la economía mexicana y mantiene 1,4 millones de puestos de trabajo en México.

«La decisión de cancelar NAIM pone en riesgo 200.000 puestos de trabajo futuros y un impulso económico de 20.000 millones de dólares anuales para 2035», dijo de Juniac.

La intención de AMLO, según Bloomberg, es mejorar el centro de operaciones existente y un aeropuerto en la cercana Toluca, al mismo tiempo que busca que el Ministerio de Defensa transforme una base militar en un tercer aeropuerto comercial.

Analistas aeronáuticos de Mitre Corp. han argumentado que la base aérea de Santa Lucía no puede operar en forma segura en conjunto con el aeropuerto principal de la Ciudad de México si la capacidad crece en ambos, lo cual sería necesario para aliviar la saturación.

Además, llegar a Toluca desde los otros dos aeropuertos podría llevar hasta una hora y media o más, dependiendo del tráfico, lo que complicaría las conexiones de pasajeros.

«Las aerolíneas necesitan saber urgentemente qué infraestructura estará disponible y cuándo», dijo de Juniac en la reciente conferencia. «Y si la decisión está motivada políticamente, los resultados no serán óptimos.»

Otros en la conferencia también hicieron preguntas, particularmente sobre el plan de AMLO de hacer que los militares construyeran y operaran un aeropuerto que sería para uso comercial. Los escépticos cuestionaron si tal plan tiene sentido.

De Juniac dijo que tal enfoque definitivamente no es común.

El director general de Grupo Aeroméxico, Andrés Conesa, hablando en un panel de ejecutivos de aerolíneas, también expresó su escepticismo sobre los planes.

«Las aerolíneas como la nuestra que operan aviones de fuselaje ancho necesitan operar desde un solo aeropuerto, necesitamos un solo centro de operaciones», dijo.

Por su parte, Enrique Beltranena, director general de la aerolínea de bajo costo Volaris, dijo que operar desde Toluca probablemente generaría costos adicionales.

«Eso sería una ruptura para nosotros. No puedo operar algo que no es económicamente viable», dijo.

Añadir comentario