Tecnología para mantener a los pacientes con demencia fuera del hospital

Los sensores lo suficientemente pequeños como para caber en el oído, los dispositivos robóticos y los monitores del sueño podrían convertirse en tecnología estándar en los hogares de las personas con demencia, dicen los científicos.

La idea es mantener a las personas seguras e independientes en sus propios hogares, en lugar de tener que ir al hospital.

Científicos, ingenieros y médicos están trabajando para desarrollar la tecnología en el Imperial College London.

Dicen que gran parte de ella es asequible y «podría ser utilizable en cinco años».

Parte de la tecnología ya existe, pero los investigadores del nuevo Care Research & Technology Centre de Londres ahora quieren ampliarla y adaptarla para que pueda ser utilizada por los pacientes con demencia en su vida diaria.

Están buscando desarrollar un dispositivo de EEG (electroencefalograma) que se ajuste en el oído para monitorear las fluctuaciones en la actividad cerebral y usar tecnología de radar para rastrear los movimientos de las personas en su propia casa.

El objetivo es que los sensores de la casa detecten cambios en el comportamiento de los pacientes que podrían ponerlos en riesgo de ser ingresados en el hospital, como un cambio en el patrón de marcha que podría provocar una caída, o un aumento de la temperatura corporal que podría sugerir una infección.

Los sensores y dispositivos que se usan en el hogar pueden monitorear la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la actividad cerebral, mientras se realiza un seguimiento de la actividad del sueño.

La tecnología puede entonces alertar a los médicos o enfermeras en una etapa temprana si hay algún problema potencial.

Rápido y eficaz
Trevor Truman, cuya esposa fue diagnosticada con la enfermedad de Alzheimer en 2016, probó parte de la tecnología como parte de un ensayo en su propia casa.

Las lecturas de presión sanguínea de un sensor indicaban que su esposa necesitaba ver a un médico de cabecera.

«Cuando visitamos al médico de cabecera, pudimos llevar los datos de mi esposa con nosotros, usando la aplicación de mi tableta, lo que le dio a nuestro médico de cabecera una visión general instantánea de su salud y su historia reciente.

«Ese día se le recetó una nueva medicación.

«Fue rápido, eficiente y efectivo para nosotros.»

En un momento dado, el Sr. Truman tenía hasta 20 sensores o dispositivos separados que recogían datos en su casa: algunos patrones de sueño controlados, temperatura ambiente o movimientos inusuales. Otros controlaban el peso, la temperatura corporal y los niveles de hidratación.

El profesor David Sharp, neurólogo y director del centro tecnológico, que forma parte del Instituto de Investigación de la Demencia del Reino Unido, del Imperial College London, dijo que las nuevas tecnologías mejorarían el apoyo a las personas en sus hogares, a la vez que mejorarían la comprensión de cómo progresa la demencia.

«Nos permitirán intervenir en una etapa temprana, para prevenir crisis que tan a menudo conducen a hospitalizaciones, o a un traslado a un hogar de ancianos.»

Hay 850.000 personas que viven con demencia en el Reino Unido y se prevé que esta cifra aumente a 2 millones para el año 2051.

Una de cada cuatro camas de hospital está ocupada por alguien con demencia, y el 20% de estos ingresos se debieron a causas prevenibles, dijo.

Cada seis meses, la Universidad de Surrey pedirá a 50 personas con demencia y a sus cuidadores que prueben la tecnología en sus propios hogares.

El objetivo final es crear «hogares sanos» para que las personas con demencia puedan vivir utilizando la tecnología.

Aunque no se sabe cómo se financiará la tecnología, los científicos dijeron que algunos elementos serían gratuitos, como las aplicaciones de memoria, y que algunos sensores podrían costar tan poco como 10 libras esterlinas.

Payam Barnaghi, profesor de inteligencia artificial de la Universidad de Surrey, dijo: «Los médicos podrán confiar en su capacidad para controlar a las personas a distancia y reaccionar rápidamente ante cualquier cambio preocupante.

«Mejorar la calidad de vida de las personas con demencia es crucial para su bienestar general y el de sus familias».

Añadir comentario