El gobierno español financiará el tratamiento para ayudar a los fumadores a dejar el hábito

La vareniclina reduce tanto el antojo como los efectos placenteros de los cigarrillos.

María Luisa Carcedo, ministra de Sanidad en funciones del gobierno interino de España, ha anunciado en Nueva York que por primera vez su departamento financiará el uso de uno de los fármacos más eficaces para ayudar a los fumadores a dejar el hábito.

La sustancia en cuestión, vareniclina (nombres comerciales: Chantix y Champix), es un medicamento de venta con receta para el tratamiento de la adicción a la nicotina que reduce tanto el deseo de fumar como los efectos placenteros de los cigarrillos y otros productos del tabaco. Se estima que el medicamento ayuda a uno de cada 11 fumadores a mantenerse abstinente del tabaco a los seis meses, lo que lo hace más eficiente que el bupropión y la NRT.

Sin embargo, los efectos secundarios incluyen náuseas leves en alrededor del 30 por ciento de las personas que toman vareniclina, y síntomas más graves con una frecuencia mucho menor.

Huelga decir que la decisión de que la vareniclina debería estar efectivamente disponible de forma gratuita para los fumadores que intentan dejar el hábito está lejos de ser indiscutible. Los médicos especializados en tabaco han estado presionando a favor de esta política durante algún tiempo, pero otros señalan que el precio de la medicación es aproximadamente similar al de un paquete de cigarrillos y podría ser pagado por los pacientes.

No obstante, la ministra cree que la medida podría beneficiar a unos 70.000 tabaquistas en España, donde incluso con pleno apoyo psicológico más de la mitad de los fumadores que abandonan el hábito en menos de un año. En consecuencia, la nueva política entrará en vigor «dentro de unas semanas», con el medicamento bajo supervisión médica y con un estrecho seguimiento de los efectos secundarios.

Añadir comentario