Pasajero de British Airways: «Pensé que era un ataque terrorista»

Muchos de los pasajeros del vuelo de British Airways que se vieron obligados a realizar un aterrizaje de emergencia en Valencia el pasado lunes se han quejado en los medios de comunicación social y en la prensa de la falta de acción e información de la aerolínea. El avión tuvo problemas al intentar aterrizar cuando el humo llenó la cabina debido a una supuesta falla en uno de los motores del avión.

«Había humo por todas partes y un olor muy fuerte a metal quemado.»

Los pasajeros dijeron que se sorprendieron de que las marcas de oxígeno no bajaran debido a la cantidad de humo, que incluso afectaba la visibilidad en la cabina, como se puede ver en varios videos. Tres personas fueron llevadas al hospital por inhalación de humo, mientras que otras sufrieron arañazos y golpes menores a causa de las caídas, así como ataques de ansiedad. El Airbus A321 transportaba 175 pasajeros, entre ellos un bebé.

«El vuelo era normal hasta que nos dijeron que faltaban 15 minutos para el aterrizaje», dice Mathew Haller, un londinense de 19 años, a EL PAÍS en una entrevista telefónica. «Cinco minutos después vimos salir humo, cada vez más. Había humo por todas partes y un olor muy fuerte a metal quemado. Pensé que era un ataque terrorista. Nadie nos dijo nada. Y las máscaras de oxígeno tampoco se cayeron. Había gente golpeando por encima del compartimento de arriba para ver si se caían. Pero no lo hicieron. Sin embargo, las azafatas los tenían», añade, explicando que viajaba a Valencia para pasar las vacaciones con su familia en Calpe.

El vuelo salió de Londres a las 3:15pm y aterrizó alrededor de las 6:45pm.

«Había una cantidad creciente de humo y cuando aterrizamos no podíamos ver nada. Oímos un ruido muy fuerte como si estuvieran inflando los flotadores y el tobogán de emergencia. Nos levantamos muy rápido. Yo estaba en la última fila. Junto a mí, había un hombre con una botella y nos dijo que debíamos mojar su camisa para que pudiéramos respirar mejor. Era la única persona que ayudaba a la gente a bajar por el tobogán y a calmarnos. Llego a la salida y de repente lo único que veo es un paracaídas abierto y una azafata gritándonos que «saltemos, saltemos».

«No es un protocolo estándar usar máscaras de oxígeno cuando hay humo en una cabina a baja altitud.»

«Y salimos en medio de la pista, con gente llorando, y en shock. Había niños y vi a un padre que estaba muy preocupado porque no podía salir con sus hijos. La gente preguntaba qué había pasado. Nadie nos dijo nada. Nadie nos ha calmado. Sólo el hombre sin camisa. No la Guardia Civil. Más tarde vimos bomberos en el avión», dice.

El martes, EL PAÍS preguntó a British Airways sobre el protocolo en estos casos por qué no se colocaron las máscaras de oxígeno. La aerolínea respondió que «las máscaras de oxígeno sólo se utilizan en situaciones de descompresión en cabina. No es un protocolo estándar usarlos cuando hay humo en una cabina a baja altitud». No se mencionó por qué las azafatas llevaban máscaras de oxígeno.

Después del incidente, British Airways dijo en un comunicado: «El vuelo BA422 de Heathrow a Valencia experimentó un problema técnico en su aterrizaje en Valencia. Todos nuestros clientes fueron evacuados de forma segura por nuestra tripulación y recibidos por los servicios de emergencia del aeropuerto.

«Había 175 clientes a bordo del vuelo, con seis tripulantes de cabina y dos pilotos. Tres clientes fueron llevados al hospital como precaución y desde entonces han sido dados de alta. La seguridad de nuestros clientes y de la tripulación es siempre nuestra mayor prioridad. Además de nuestro equipo in situ, otros miembros del equipo de British Airways han llegado a Valencia para ayudar a nuestros clientes y a nuestros socios locales del aeropuerto en todo lo que necesiten».

Añadir comentario