fitzgerald alicante

Fitzgerald Burger abre un local en Alicante, y anuncia uno pronto en Benidorm

La compañía abrió sus puertas por primera vez en septiembre de 2013, cuando Mario Y Carlos Gelabert, decidieron combinar su experiencia en el mundo de los restaurantes más altos con algo un tanto diferente, las hamburguesas. 

Las primeras personas en disfrutar de la más alta calidad de sus burgers fueron los Valencianos, pues el primer establecimiento The Fitz nace en Torrent,con un menú sumamente completo, con la materia prima de una calidad digna de un restaurante michelín, afirmando así que los detalles deben ser inolvidables.

En los días que transcurren, los equipos de The Fitz se encargan de preparar las hamburguesas “gourmet” más deliciosas del mercado, para ello cocinan la mejor carne a la brasa de carbón vegetal, y acompañan cada una de sus preparaciones con ensaladas, milkshakes o algún dulce artesanal.

Donde siempre se nota la necesidad constante que tiene este equipo para ser cada vez mejor en lo que hace, su esfuerzo y ganas de crecimiento siempre se hacen notar, y es por esto, que ahora, más Alicantinos podrán disfrutar de las preparaciones de parte de estos maestros gastronómicos, y dentro de poco, los ciudadanos de la comunidad de Benidorm también disfrutarán de este lujo.

Nuevo local en Alicante

Y es que como te comentábamos, la cadena The Fitzgerald tiene hambre de grandeza, y han decidido abrir un nuevo establecimiento en la capital alicantina, y se encuentra ubicado en la avenida Pintor Xavier Soler.

Este, se convirtió en su sexto local, pero sería el primero de la provincia. Pues, la franquicia cuenta con su local original de Torrent, dos locales en Valencia ciudad, y los otros dos restantes, en Castellón y Gandía, respectivamente.

Cada una de sus comercios fue escogido de forma estratégica, bajo ciertos requisitos, siendo el principal que la ciudad cuente con más de 100.000 habitantes, de esta forma, pueden abrir locales muy grandes, de alrededor de 500 m2, donde trabajan por lo menos 25 personas, alejándose por completo de los convencionales centros urbanos, y en su defecto, prefieren aquellos barrios donde exista mucho tránsito peatonal, y se encuentre cerca de zonas de interés, como colegios o supermercados. Sin lugar a dudas, a The Fitz les apasiona el riesgo, pero saben tomarlos con mucha inteligencia. 

¿Cómo surgió todo?

Como te mencionamos en un principio, todo se remonta al año 2013, cuando los dos hermanos, los cuales tenían amplia experiencia en el sector de la hostelería, decidieron ocupar, irónicamente, un local que había sido abandonado por la gran cadena de comida rápida Burger King. 

Gran parte de la experiencia se la deben a su padre, Carlos Gelabert, quien fundó el grupo Cobeca, el cual tiene algunos locales y caterings en Valencia, y quien también fue presidente de la Federación Empresarial de Hostelería de Valencia, de 2003 a 2011.

Una vez ocupado el local, pensaron en un concepto, en un “Burger King gourmet”. Nace así la nueva cadena de Burgers Gourmet The Fitzgerald.

Un lugar donde su plantilla mayormente se dedica a la elaboración del producto destinado al consumidor, pues apuestan por el concepto de autoservicio, para abaratar el ticket, esto les funciona tan bien, que el coste medio de este, apenas supera los € 10. 

En este lugar no se toman la molestia de congelar nada, pues se dan el lujo de ofrecer a sus clientes los productos más frescos posibles, los cuales van de la mano con ciertos acompañantes que tienen fascinados a sus consumidores. Por otro lado, sus locales abren en un horario muy interesante, desde las 11 de la mañana hasta la medianoche, esto, los 365 días del año.

¿Qué es lo que diferencia a The Fitz del resto?

Básicamente su premisa de 100% fresco, y es que la calidad de su producto es inigualable:

  • La carne proviene de ganado criado con una de las mejores alimentaciones y la cual es completamente vegetal y en condiciones ideales para proporcionar bienestar y evitar cualquier tipo de estrés que pueda llegar a afectar la carne.

Es picada de forma artesanal, para mantener siempre su naturalidad y absolutamente limpia de hormonas o conservantes. Como dijimos anteriormente, The Fitz no congela s productos, pues estos son siempre frescos para mantener ese sabor y ternura característico de sus productos.

  • El pan es elaborado de forma artesanal, con ingredientes completamente naturales, sin hacer uso de conservantes, aditivos artificiales o cualquier producto que pueda llegar a afectar la frescura y el asombroso sabor de sus panecillos.
  • La forma de cocinar las carnes es mediante las brasas de carbón vegetal, todo esto en un horno Josper. De esta forma se logra mantener la frescura de una carne salpimentada y cocida al gusto del consumidor. El carbón, es quizá una de las formas de cocinar que más sabor puede ofrecerle a la comida, manteniéndola jugosa y con un sabor ahumado que fascina a quien la prueba.
  • Los acompañantes son otro de los fuertes de The Fitz, pues, quizá degustar una de sus hamburguesas sea un delito si no la acompañamos de sus increíbles milkshakes, o de las ensaladas hechas con los productos más y de la misma zona, lo que le confiere un gustoso sabor a paisano. 

Añadir comentario