julio 15, 2024
Enfermeros

Enfermeros: ángeles guardianes de puntillas

El personal de enfermería, es ese tipo especial de gente, que dedica su vida a curar a los pacientes, bien sea de emergencia u hospitalización, aplicando técnicas de primeros auxilios o técnicas avanzadas, de ser necesario. Su profesión es vital en la sociedad, ya que son ellos los que se encargan de seguir atendiendo al paciente después que el especialista brinde una atención adecuada.

Para poder cumplir la labor de enfermero, es necesario y primordial, contar con herramientas y accesorios que son de gran utilidad en su área de trabajo.

Accesorios de una enfermera

Las enfermeras pueden cumplir con turnos de hasta 24 horas de trabajo, realizando labores en su mayoría básicas, como tomar la temperatura, curar heridas, cambiar vendajes, colocar fármacos por medio de inyecciones, entre otras tareas. Para realizar estos trabajos, se requieren instrumentos como tijeras, guantes, inyecciones, incluso papel y lápiz, en caso de que se necesite escribir unas indicaciones para el paciente, así como un estetoscopio, y muchos otros utensilios.

Estas cosas de enfermeras pueden ordenarse en un pequeño organizador auxiliar, un accesorio que cuenta con múltiples bolsillos y puede llevarse con comodidad a cualquier sitio, con todos esos objetos que utilizan. Otro de los accesorios que usan habitualmente, son los abridores de ampollas, muy necesarios para las inyecciones. Una profesional de la enfermería debe estar bien dotada para que sus pacientes tengan una buena atención.

El calzado necesario para esta tarea

A la hora de cumplir el trabajo como enfermera, se debe utilizar un calzado conveniente que no cause agotamiento en los pies ni cualquier otro mal, el uniforme cuenta con unos zapatos tipo zuecos, los cuales son muy comunes en esta área sanitaria. Son unas sandalias adecuadas para trabajar en los hospitales, clínicas, geriátricos, laboratorios y farmacias, y resultan ideales para mantener los pies cómodos y reposados durante las largas jornadas de trabajo.

Los zuecos de enfermeras pueden ser personalizados a su estilo y diseño, depende completamente del gusto de cada persona, pueden tener diseños estampados, coloridos, divertidos y originales. Por ejemplo, si la enfermera trabaja en el área de pediatría, sus zapatillas podrían estar diseñadas con caricaturas o algún otro elemento infantil, que sin duda alguna, serán del agrado de los niños.

Obsequios para agradecer el servicio recibido

Al ser esta ocupación algo tan importante y significativo, es de buena educación agradecer a las enfermeras por su gran trabajo, y nada mejor que darles un regalo útil para ellas, que puedan utilizar a la hora de atender otros pacientes, o simplemente algo que combine o haga juego con su uniforme. Algunos de los mejores regalos para enfermeras pueden ser: gorros de quirófano, zuecos nuevos, bolsos o mochilas, organizador auxiliar, cuadernos, tazas, camisetas, lápices, estuches, tijeras, calcetines, entre otros elementos.

Los calcetines y camisetas ayudarán a que trabajen con más comodidad, aparte de que también las harán sentir arregladas y preparadas para su jornada.

Las joyas también son regalos muy queridos, así que no estaría mal regalar un brazalete, un collar o unos pendientes. Esos detalles harán que lleve a cabo su vocación con orgullo y felicidad, aparte de sentirse halagada de que sus pacientes le retribuyan lo que ella hace por ellos.

Esa alma caritativa que no descansa

Ser personal de enfermería no es una tarea sencilla, desde que inicia su jornada hasta que finaliza, no hay descanso que pueda recompensar su esfuerzo. Por ello, cuando una enfermera en apuros atiende un paciente, no tiene tiempo para descansar ni para reflexionar si hizo un buen trabajo o no. El agotamiento que queda tras el largo y tedioso turno de trabajo, hace que el ánimo y las energías queden por el suelo. Lo mejor para levantar ese ánimo, sería un regalo divertido que llene de alegría y retribuya su labor por atender cariñosamente, y también salvar una vida.

Estas personas merecen respeto y cariño, deben ser valorados como merecen. Ellas dedican todo su tiempo y esfuerzo, con su permanente sonrisa, para sanar a los convalecientes y débiles, lo cual es sinónimo de humanidad y sensibilidad. Una de las mejores maneras de agradecer lo que hacen es regalándoles cosas que les sean útiles en su carrera o en su vida, desde los más pequeños detalles como un brazalete, hasta los más favorables como un estetoscopio, cualquiera que sea el obsequio, ellas lo apreciarán y lo llevarán consigo todo el tiempo.

Compartir
Dejar un comentario

Ven y visita Benidorm

MB Noticias – Diario de Benidorm