La CIA implicada en el ataque a la embajada de Corea del Norte en Madrid

Según los investigadores españoles, dos de los hombres que irrumpieron en la sede diplomática tienen conexiones con el servicio de inteligencia de EE.UU.

Investigadores de la policía española y del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) han vinculado un ataque a la embajada de Corea del Norte en Madrid el 22 de febrero con la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos.

Al menos dos de los 10 agresores que irrumpieron en la embajada e interrogaron al personal diplomático han sido identificados y tienen conexiones con la agencia de inteligencia estadounidense. La CIA ha negado cualquier implicación, pero fuentes gubernamentales dicen que su respuesta fue «poco convincente».

Si se demuestra que la CIA estuvo detrás del ataque, podría conducir a una disputa diplomática entre Madrid y Washington. Fuentes gubernamentales dicen que sería «inaceptable» que un aliado tomara esa medida. No sólo significaría que la agencia estadounidense ha operado en territorio español sin pedir autorización ni informar a las autoridades, sino que también sería una violación de las convenciones internacionales que protegen a las delegaciones diplomáticas.

Además, a diferencia de otras actividades de inteligencia, como los ciberataques, que se caracterizan por su discreción, el ataque a la embajada de Corea del Norte fue especialmente violento. El 22 de febrero a las 15:00 horas, 10 hombres enmascarados con presuntas armas de imitación irrumpieron en la embajada, ubicada al norte de la capital, en la zona residencial de Aravaca. Ataron a las ocho personas dentro y les pusieron bolsas en la cabeza. Las víctimas fueron golpeadas e interrogadas. Una mujer logró escapar por una ventana en el segundo piso y sus gritos de ayuda fueron escuchados por una vecina, que se puso en contacto con la policía.

Los agentes llegaron al lugar, pero cuando intentaron entrar en la embajada, un hombre les abrió la puerta y les dijo que no pasaba nada. Minutos después, dos vehículos de lujo salieron corriendo de la embajada. Los coches utilizados para la huida pertenecían a la misión diplomática y luego fueron abandonados en una calle cercana.

La policía encontró a las ocho víctimas dentro. Habían sido retenidos como rehenes durante dos horas, les habían puesto bolsas sobre la cabeza, habían sido golpeados y estaban asustados. Dos de ellos requerían atención médica.

Investigadores de la Oficina General de Información (CGI) y de la CNI descartaron la idea de que el atentado fuera obra de delincuentes comunes. La operación fue perfectamente planificada como si fuera llevada a cabo por una «célula militar», dijeron fuentes cercanas a la investigación. Los asaltantes sabían lo que estaban buscando, tomando sólo computadoras y teléfonos móviles.

La investigación, altamente secreta, será vista por la Audiencia Nacional, que podría ordenar la detención de los agresores identificados. Fuentes del gobierno, sin embargo, admiten que sería difícil probar que la CIA estuvo involucrada en la corte.

Kim Hyok Chol
Fuentes creen que el objetivo del ataque a la embajada de Corea del Norte era obtener información sobre Kim Hyok Chol, el ex embajador de Corea del Norte en España.

Kim Hyok Chol fue expulsado de España el 19 de septiembre de 2017 por el entonces ministro de Asuntos Exteriores español Alfonso Dastis, dado que los ensayos nucleares que el país estaba llevando a cabo en ese momento constituían una grave violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Kim Hyok Chol, que fue declarado persona non grata por España y fue invitado a abandonar el país antes de finales de mes, es actualmente uno de los diplomáticos de confianza de Kim Jong-un, y uno de los artífices de la fallida cumbre nuclear entre el presidente estadounidense Donald Trump y Kim Jon-un en Vietnam. La reunión, cuyo objetivo era asegurar el desarme nuclear de Corea del Norte, terminó en un fracaso sin que se llegara a un acuerdo sobre un calendario para el desarme o sobre futuras negociaciones.

En febrero, Kim Hyok Chol también encabezó la delegación norcoreana que negoció un plan de desarme nuclear con el enviado especial de Estados Unidos, Stephen Biegun, a cambio de que se levantaran las sanciones.

Añadir comentario