hentai online gratis

¿Dónde ver hentai online gratis?

Si ya es difícil encontrar anime de calidad y subtitulado al español, en el caso del hentai, esto es incluso más complicado. Las traducciones son complicadas de hacer y requieren equipos grandes de personas trabajando en equipo durante muchos días para subtitular apenas uno o dos episodios.

Esto supone un gasto de dinero importante, que normalmente se suele llevar a cabo mediante otras páginas de recaudación de dinero donde acuden donantes interesados en el material que ponen a disposición los equipos de traductores.

Es importante entender cómo se ha llegado a este punto en primer lugar, pues aunque ver hentai online subtitulado en español es difícil ahora mismo, en el pasado era prácticamente imposible.

A continuación se profundizará sobre los orígenes del anime hentai, en sus peculiaridades, y sobre la página verhentai.top, donde es posible ver los mejores vídeos hentai en internet, sin necesidad de descargas y sin virus.

Verhentai.top el mejor sitio web para ver y descargar vídeos hentai

El hentai online es más o menos fácil de encontrar, pero debido a los altos costes de traducción, la mayoría de páginas recuperan el dinero gastado en forma de anuncios invasivos y de otros métodos poco fiables, como la instalación de software maligno en los ordenadores de sus visitantes a cambio de dinero.

En verhentai.top todos estos problemas son cosa del pasado, debido a la alta calidad de sus servicios de streaming y a su enorme catálogo de anime hentai online subtitulado al español.

Por si fuese poco, la calidad de sus subtítulos no tienen nada que envidiarle a los que llevan a cabo empresas especializadas del sector, pues las traducciones son llevadas a cabo por los mejores traductores de la comunidad española.

Si se busca hentai en alta definicion, subtitulado al español y sin ninguna clase de molestos anuncios de pago como los que se encuentran en otras muchas páginas de hentai, verhentai.top es la página ideal para estas necesidades.

Una corta historia sobre la animación

La animación apareció en Japón durante la década de los años veinte, siendo extendida y desarrollada lentamente hasta la Segunda Guerra Mundial, cuando comenzaría a ser utilizada como método de propaganda militar.

Aunque en esa época, la mayoría de países estaban teniendo apariciones con animación, ya fuera en Europa o en América, tras la Segunda Guerra Mundial el medio comenzó a cobrar verdadero peso en Japón.

Los animadores japoneses estaban imitando el estilo de animación americano que les llegaba de la mano de Walt Disney, pero para ellos, conseguir celuloide resultaba notablemente complicado, pues éste no se fabricaba en Japón, por lo que tenía que ser importado por un precio excesivo que solo se podían permitir personas pertenecientes a familias adineradas.

Éste fue el caso de Kenzō Masaoka, quien realizó varios cortos de animación, contando con el primer corto de animación con sonido de la historia de Japón.

Popularización del anime y la aparición del hentai

El anime comenzó a ganar verdadera popularidad una vez terminada la Segunda Guerra Mundial, con el nacimiento de varias empresas de animación que siguen existiendo incluso a día de hoy. Estas empresas marcaron los pilares del medio, que cada vez se centraba más en trasladar historias de manga populares a la pantalla.

Algunos de estos mangas serían obras como Devilman o Mazinger Z, cuyo autor Go Nagai, fue el primero en mostrar desnudos en sus mangas. Aunque la aparición de las primeras escenas con desnudos en su manga ‘’Harenchi Gakuen’’ le costarían la descontinuación de dicha serie, él continuó utilizando desnudos en sus obras, y es por esto que se le considera el padre del género hentai.

En el año setenta y seis, el sistema judicial japonés comenzó a perseguir cualquier semblanza de obscenidad en obras de animación o en mangas. Esto provocó un miedo generalizado por hacer obras subidas de tono hasta mediados de los ochenta, con la aparición del primer anime considerado hentai, conocido como ‘’Cream Lemon’’. Este anime hentai estaba dirigido a los adultos de forma comercial y era explícitamente sexual.

Los diferentes estilos de hentai y la censura

Pese a que la censura se había relajado un poco, la cultura y el sistema legal japonés aún quedaban lejos de ser abiertos con respecto a la pornografía.

Es por ello que muchos de los estilos de animación y manga hentai evolucionaron de forma paralela a la ley, esquivando las regulaciones mediante pequeños cambios pequeños.

Es por esta razón, por ejemplo, que la existencia de hentai centrado alrededor del sexo con tentáculos es tan popular y está tan extendido, dada la prohibición de mostrar genitales masculinos o femeninos en una obra.

Al no formar parte de los genitales humanos, los tentáculos eran una excusa perfecta para esquivar la censura, pero con el tiempo se fue transformando en su propio sub-género. A día de hoy podemos encontrar las mejores de estas obras en verhentai.top sin virus y sin necesidad de descargas.

Algunas de las más fuertes tendencias del hentai moderno son fruto de una restrictiva censura en el pasado, pero esa censura no ha quedado toda en la década de los ochenta. Aún a día de hoy está estrictamente prohibido distribuir pornografía o videos hentai sin censura en la zona genital, ya sea masculina o femenina.

Aunque esta censura se intenta superar por medio de ropa interior altamente ajustada que permite ver a través u otros métodos parecidos, en el momento en el que se llega al acto sexual todo se pixela para evitar problemas legales.

Durante un corto periodo de tiempo, el artículo 175 ha ido variando su grado de restricción debido a la ambigüedad de su significado, dado que la descripción de lo que es o no es obsceno, se encuentra en un cambio constante y es un tema altamente social y cultural.

Sin embargo, en el año 2004, un juez condenó a un año de cárcel y a tres meses de inhabilitación a un autor manga por publicar una revista sin censurar. Esto ha reavivado el debate sobre la violación a la libertad de expresión que supone este grado de censura.

Añadir comentario