Iker Casillas vuelve a jugar dos meses después de un infarto de miocardio

El ex guardameta del Real Madrid Iker Casillas ha desafiado todos los pronósticos y ha vuelto a trabajar, comenzando la pretemporada con su actual equipo, el Oporto, sólo dos meses después de que le pusieran stents tras un ataque cardíaco repentino.

El 30 de abril, durante los entrenamientos, el jugador de 38 años se desmayó sobre el terreno de juego y fue trasladado al hospital para someterse a una intervención quirúrgica de urgencia, que se desarrolló sin contratiempos, lo que le permitió ser dado de alta una semana más tarde.

En aquel momento dijo que su «futuro era incierto», y que los medios de comunicación -especialmente en Portugal- han especulado con que tendría que retirarse del deporte como consecuencia de su condición.

Iker ha estado en Madrid desde entonces, ya que su esposa, la reportera de televisión Sara Carbonero, descubrió días después que tenía cáncer de ovario en etapa temprana y que necesita estar en la capital para recibir tratamiento después de una cirugía.

La pareja convaleciente no pudo asistir a la boda de Sergio Ramos, ex compañero del Real Madrid de Iker, en Sevilla el 15 de junio, debido a sus respectivos problemas de salud.

Pero Iker había insistido en que aún no tenía ni idea del futuro inmediato de su carrera, y que los aficionados se enterarían primero por él.

«Retirarme… llegará un día en el que tendré que retirarme. Permítanme anunciarles dichas noticias cuando llegue el momento. Por el momento, todo tranquilo», tuiteó.

Ahora, sin embargo, el portero de la selección española ha twiteado: «De vuelta al trabajo. Primer día», y etiquetado @FCPorto en el mensaje.

Añadir comentario