Salud

¿Comer por dos? Ese es uno de los muchos mitos falsos del embarazo que existen

marzo 20, 2019

¿Comer por dos? Ese es uno de los muchos mitos falsos del embarazo que existen

Muchas personas, seguramente con buena intención, intentan ayudar a la embarazada dando recomendaciones sobre su alimentación, pero no siempre estos consejos están apegados a la razón. Es importante asesorarse correctamente para no correr riesgos que pongan en peligro la salud de madre e hijo

Es normal que surjan dudas en la futura madre, sobre todo si es primeriza, en lo referente a lo que debe y no debe comer durante los nueve meses. Existe muchísima información al alcance sobre la alimentación en este periodo, por lo que vale la pena consultar datos de buena fuente para tener la mejor orientación como los que nos trae el blog Elembarazo.net, en el que expertos tratan a profundidad este tema tan importante para el buen desenvolvimiento de la gestación.

Generalmente escuchamos de nuestras abuelas o cualquier persona en general, algunas creencias. Algunas son reales y de hecho serán siempre buenas recomendaciones, pero otras no, por lo que hay debemos prestar especial atención. A continuación te presentamos algunos de los más conocidos mitos y los respectivos argumentos que los respaldan o derriban de raíz.

Creencias arraigadas que no son ciertas

Hay algunos mitos muy arraigados que pudiéramos catalogar de culturales en torno al embarazo, más aún en torno a la alimentación, muchos de ellos son falsos.

Seguro que alguna vez hemos escuchado eso de que “la embarazada tiene que comer por dos”, nada más alejado de la realidad. Más que duplicar la cantidad de alimentos en el plato, lo que se tiene es que procurar es incrementar la calidad y esto viene dado por una ingesta frecuente de alimentos que contengan más nutrientes, vitaminas y minerales.

También se le dice mucho a las embarazadas que deben suprimir totalmente las grasas porque su consumo hace daño al bebé. Esto no es cierto, porque este componente es esencial para el desarrollo del feto, específicamente las denominadas insaturadas que se encuentran en alimentos como pescado, frutos secos y aceite de oliva.

Lo que se debe evitar son las grasas saturadas como las que contienen los embutidos, frituras, bollería industrial o carne, esta última debe ser magra.

Otro mito falso bastante extendido por el mundo es que las náuseas son un rechazo psicológico al embarazo. Este malestar se produce por los cambios hormonales que ocurren durante la gestación, siendo una de las hormonas que se altera la gonadotropina coriónica humana, que estimula el vómito. Se recomienda consumir alimentos ligeros frecuentemente y en poca cantidad como medida para reducir este molesto síntoma.

Hay quienes señalan alegremente “en el embarazo se puede comer de todo”, y esto no es así. Lo cierto es que sí hay alimentos que están prohibidos durante la gestión entre los que están pescados o carnes rojas crudas o semicrudas y el alcohol.

No hacer caso omiso

Así como hay creencias o mitos populares que no son ciertos, hay otros que son reales, por lo que no debemos hacer caso omiso de ellos. Uno de los principales es el de los antojos, que sí existen.

Muchos creerán, sobre todo los esposos de las embarazadas, que el tema de los antojos es un capricho para llamar la atención o buscar complacencias. Pero no, estos son provocados también por los cambios en las hormonas, entre estas, las que tienen incidencia en el apetito, por lo que es común que la embarazada quiera comer lo que “el cuerpo le pide” en un momento determinado.

Sin embargo, sobre eso de los antojos sí se entreteje un mito que es completamente falso y es el que señala que un antojo no satisfecho va a generar una mancha de nacimiento en el bebé.

Otra información bastante repetida a las embarazadas es que deben reducir la comida “basura” y esto sí que es una gran verdad porque se trata de preparaciones con una gran cantidad de calorías vacías, sin las vitaminas que necesitan tanto la madre como el bebé.

De igual manera, existe una recomendación muy común que es la de consumir ácido fólico, hierro y proteínas y esta es totalmente cierta, de hecho será de las primeras que dará el médico, quien además determinará si existe alguna deficiencia de estos nutrientes para elevar las cantidades a suministrar.


Escrito por:



Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *