Diferentes tipos de préstamos

Préstamos: para qué sirven y dónde encontrarlos

En circunstancias en las que se necesita de dinero de manera urgente, los préstamos son un verdadero salvavida. Hoy en día, existen formas de acceder a ellos mucho más rápido y fácilmente, sin gestiones molestas. 

Los préstamos siempre fueron herramientas útiles para salir de una encrucijada económica en la que debemos afrontar gastos para los que no tenemos suficiente capital. A veces, surgen situaciones que demandan una inversión urgente y no siempre es posible disponer de ese dinero de forma inmediata. Y como son muchas las circunstancias en las que se pueden aplicar los préstamos y muchos los factores económicos que influyen en ello, podemos encontrar préstamos con diferentes finalidades y en distintos sitios

Préstamos online 

En primer lugar, cabe hacer una distinción muy importante. Aunque hace algún tiempo sólo disponíamos de los préstamos tradicionales, otorgados por entidades financieras o crediticias y de forma presencial, hoy en día tenemos la opción de acceder a préstamos online. En plataformas como prestamosfrescos.com podemos encontrar la comparativa de diferentes entidades online que los otorgan, con sus respectivas cantidades, tasas de interés y tiempo de vigencia. Consultar las condiciones es fundamental para poder tener pleno conocimiento del tipo de préstamo que estamos solicitando.

Al hacerlo, nuestra solicitud se le enviará a la entidad en cuestión, la cual será la encargada de asegurarse de que todos los datos que hemos proporcionado estén en orden. A diferencia de los préstamos tradicionales, los préstamos online se otorgan (una vez aprobada la solicitud) de manera mucho más rápida, pudiendo acceder al dinero en tan solo unos minutos

Además, en la plataforma de www.prestamosfrescos.es también podemos buscar créditos según el lugar en el que nos encontramos. Basta con ingresar, y se nos mostrarán todas las entidades que otorgan préstamos y créditos online en territorio español. 

Diferentes tipos de préstamos

Otra de las aclaraciones que debemos tener muy en cuenta es el hecho de que existen diferentes tipos de préstamos y que cada uno apunta a distintos fines. Por ejemplo, están los microcréditos, a través de los cuales podemos obtener sumas más pequeñas de dinero para cubrir necesidades urgentes y que no impliquen una gran inversión. 

Se consiguen rápidamente y su proceso de solicitud no es para nada complicado, justamente con el objetivo de facilitarle al cliente el acceso a ellos. Los créditos, por otra parte, exigen un poco más de requisitos porque otorgan cantidades más grandes de dinero y los plazos de entrega se extienden por más tiempo. 

Los préstamos sin nómina no requieren que presentemos nómina o pensión, lo cual es muy útil en casos de urgencia. De modo similar, se encuentran los préstamos personales, llamados así porque apuntan a cubrir necesidades de carácter personal, como una cuota, un viaje o la compra de un electrodoméstico. La diferencia es que para acceder a los préstamos personales a veces hay que esperar un poco más de tiempo, alcanzando las 48 horas de espera. Todo esta información y más, se puede encontrar en teleprestamos.es.

¿Puedo tener un crédito con ASNEF?

Para muchas personas acceder a un crédito puede ser difícil si tienen una deuda anterior, ya que las entidades tradicionales no suelen otorgar ningún tipo de préstamo o crédito a quienes se encuentran en el registro de ASNEF. Lo que hace esta entidad es llevar un seguimiento de personas que deben dinero de préstamos anteriores u operaciones similares, y las cataloga como “deudoras”, de modo que el resto de las entidades crediticias o financieras tengan noción de qué clientes pueden representar un riesgo. Esto muchas veces se convierte en un verdadero problema, porque no se consigue financiación para saldar dicha deuda.

Sin embargo, hay formas de acceder a creditos urgentes con ASNEF y online. Estos se otorgan sin necesidad de presentar avales o garantías, y sin importar que la persona que lo solicite se encuentre en un listado de deudores. Solo hace falta especificar qué suma se necesita (suma que alcanza hasta los mil euros) y el plazo de devolución. De esta forma, en tan solo unos minutos podremos disponer del dinero de forma rápida, en menos de 24 horas. 

En síntesis, ya no hace falta entrar en un cuadro de desesperación al no poder contar con el capital necesario para pagar una renta o invertir en un proyecto. Hoy en día existen maneras más sencillas de acceder a ese dinero que necesitamos, sin tener que preocuparnos por largas gestiones o trámites incordiosos. 

Añadir comentario