La NASA está a punto de desconectar el rover de Marte que ha estado en silencio durante 8 meses

La NASA está tratando por última vez de contactar a su récord de rover de Marte Opportunity, antes de dejarlo.

El rover ha estado en silencio durante ocho meses, víctima de una de las tormentas de polvo más intensas en décadas. Espeso polvo oscureció el cielo el verano pasado y, durante meses, bloqueó la luz solar de los paneles solares de la nave.

La NASA dijo el martes que emitirá una última serie de comandos de recuperación, además de los más de 1.000 ya enviados. Si no hay respuesta para el miércoles – lo que la NASA sospecha que será el caso – la oportunidad será declarada muerta, 15 años después de llegar al planeta rojo.

Los miembros del equipo ya están analizando los logros de Opportunity, incluyendo la confirmación de que el agua fluyó una vez en Marte. La oportunidad fue, con mucho, el módulo de aterrizaje más duradero en Marte. Además de la resistencia, el rover de seis ruedas estableció un récord de roaming de 28 millas (45 kilómetros).

Su gemelo idéntico, Spirit, fue declarado muerto en 2011, un año después de que se quedó atascado en la arena y la comunicación cesó.

Ambos sobrevivieron y superaron las expectativas, en lados opuestos de Marte. Los rovers del tamaño de un carrito de golf fueron diseñados para operar como geólogos por sólo tres meses, después de rebotar sobre nuestro vecino planetario dentro de bolsas de aire amortiguadoras en enero de 2004. Se lanzaron desde Cabo Cañaveral con un mes de diferencia en 2003.

No es más fácil despedirse ahora de Opportunity que de Spirit, dijo el gerente de proyecto John Callas.

«Es como un ser querido que ha desaparecido, y sigues manteniendo la esperanza de que se presenten y que estén sanos», dijo. «Pero cada día que pasa eso disminuye, y en algún momento tienes que decir’suficiente’ y seguir adelante con tu vida.»

La científica adjunta del proyecto Abigail Fraeman era una estudiante de bachillerato de 16 años cuando Opportunity aterrizó en Marte; estaba dentro del centro de control como parte de un programa de extensión. Inspirado, Fraeman se convirtió en un científico planetario, se unió al Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, y terminó como subdirector científico del proyecto para Opportunity.

«Te da una idea de cuánto tiempo ha durado esta misión», dijo. «La oportunidad ha sido un caballo de batalla….es realmente un testamento, creo, de lo bien que la misión fue diseñada y de lo cuidadoso que fue el equipo en el manejo del vehículo.»

En lugar de ver la tormenta de polvo como mala suerte, Callas considera que es «buena suerte que hayamos esquivado tantas tormentas posibles a lo largo de los años». Típicamente, las tormentas de polvo globales se levantan cada pocos años, y «habíamos estado mucho tiempo sin una.» A diferencia del rover Curiosity de la NASA, que todavía se arrastra sobre Marte, Opportunity y Spirit nunca fueron diseñados para soportar un clima tan severo.

Steve Squyres, de la Universidad de Cornell, científico principal de Opportunity and Spirit, considera que sucumbir a una feroz tormenta es una «forma honorable» de poner fin a la misión.

«Usted podría haber perdido mucho dinero a lo largo de los años apostando en contra de Opportunity», dijo Squyres el martes.

El mayor regalo de los exploradores, según Squyres, fue proporcionar un registro geológico en dos lugares distintos por donde el agua una vez fluyó en Marte, y describir las condiciones allí que podrían haber soportado una posible vida antigua.

La NASA supo de Opportunity por última vez el 10 de junio. Los controladores de vuelo intentaron despertar al rover, ideando y enviando comando tras comando, mes tras mes. Los cielos marcianos finalmente se despejaron lo suficiente para que la luz del sol llegara a los paneles solares del rover, pero aún así no hubo respuesta. Ahora hace cada vez más frío en Marte, lo que atenúa aún más las perspectivas.

Los ingenieros especulan que el reloj interno del rover puede haberse estropeado durante la parada prolongada, interrumpiendo el ciclo de sueño del rover y agotando las baterías a bordo. Es especialmente frustrante, según Callas, no saber con precisión por qué la Oportunidad -o el Espíritu- fracasó.

Ahora depende de Curiosity y del recién llegado módulo de aterrizaje InSight continuar con el legado, anotó, junto con la nave espacial en órbita alrededor de Marte.

En cuanto a la Oportunidad, «nos ha dado un mundo más grande», dijo Callas. «Marte es ahora parte de nuestro vecindario.»

Añadir comentario