Michael Douglas presta su voz a un vídeo vendiendo su mansión en Mallorca

«A mediados del siglo XIX, el Archiduque Luis Salvador de Habsburgo compró un gran terreno en la costa noroeste de la isla de Mallorca, y comenzó a crear un retiro mágico.» Así comienza la narración de la leyenda de Hollywood Michael Douglas en un vídeo promocional creado con el objetivo de vender su mansión mediterránea.

Al igual que el archiduque austriaco, el actor se enamoró de la isla y durante los últimos 30 años ha sido el propietario de esta excepcional villa, con vistas al mar y rodeada de vegetación. Para el primero, el atractivo de Mallorca era lo poco que se parecía a la corte de Viena. Para este último, sin duda, la atracción era lo lejos que estaba de Hollywood.

El vídeo explica que el archiduque amarraba su yate privado en un pequeño puerto frente a S’Estaca, como se llama la finca de 1867, y también construyó casas de piedra sobre los cimientos rocosos. La casa cuenta ahora con 81 hectáreas de terreno, tanto en la ladera de la montaña como en la costa.

«Cuando vi por primera vez S’Estaca en 1990, también caí bajo su hechizo y compré la propiedad», explica Douglas, mientras aparecen imágenes de sus románticos jardines, terrazas, fuente de piedra y moderna piscina. Sin duda, la casa está en la lista de las propiedades más lujosas de España en la actualidad.

Douglas continúa recordando los buenos momentos que ha pasado allí, con los amigos que vinieron a visitarlo. «S’Estaca tiene sus propios olivares y viñedos, y naturalmente hay una buena bodega donde guardar el vino premiado.»

En los últimos 30 años, Douglas ha dejado su huella en el lugar, como él mismo explica. «He modernizado y redecorado completamente los viejos edificios que fueron construidos por el archiduque.» La propiedad cuenta ahora con siete edificios separados, con un total de mil metros cuadrados habitables, que contienen cinco apartamentos con 10 habitaciones privadas, en los que pueden alojarse hasta 20 personas con estilo y comodidad.

Construida en estilo neomudéjar, la villa presenta vigas de madera vista, suelos de terracota, contraventanas de madera, azulejos originales y, en sus 10 baños, varios baños de mármol macizo tallados junto a un ventanal que da al jardín.

«Pero mi vida ha tomado un nuevo rumbo, y ahora es el momento de dejar que otra persona disfrute del privilegio y la aventura de S’Estaca», dice. «Alguien que apreciará la belleza, la privacidad y las vistas ininterrumpidas.»

Douglas puso la propiedad en el mercado en 2014, y originalmente estaba pidiendo 50 millones de euros para la villa. Pero al no haber podido venderlo, ha bajado el precio a 28,9 millones de euros.

Añadir comentario