mantenimiento y prevención en las tuberías

El mantenimiento y prevención en las tuberías evita problemas mayores

No hay nada más molesto en una casa o en una comunidad de vecinos que los atascos en las tuberías, que provocan problemas que pueden convertirse en verdaderos dolores de cabeza por filtraciones y otros inconvenientes. Aunque siempre es posible repararlas, con su consiguiente coste, es mucho mejor la prevención, con una revisión periódica de las tuberías. 

La tecnología permite reparar tuberías sin dañar la estructura

Hay empresas que prestan estos servicios de pocería para desatascos, para los que hace falta un personal especializado, como es el caso de los poceros en Madrid. Este tipo de empresas se encargan desde proyectar una obra nueva de pocería hasta la de reparación de tuberías sin realizar obras para su cometido. Esto es gracias a un sistema innovador que permite rehabilitar las canalizaciones sin romper suelos o la fontanería en general.

De esta forma, es posible la reparación más el desatasco sin tener que romper nada, reparando la tubería desde adentro hacia afuera. Si se desconoce dónde se produce el problema, los expertos de estas empresas disponen de modernas metodologías para detectarlo, mediante cámaras de alta definición con las que se encuentran hasta las más mínimas fisuras, imposibles de detectar a simple vista. 

Buscan el fallo, diagnostican el problema y lo solucionan

Los trabajos que proveen no son sólo de detección de fugas y su reparación, sino que a través de equipamiento especial, se encargan de la revisión del problema, y del análisis de las probabilidades de reparación a través de las muchas posibilidades de saneamiento. Para elegir cuál de ellas es la más conveniente en cada caso en particular, tratando de producir el menor daño posible.

Por esta razón, han desarrollado un sistema que es poco invasivo, pues en la mayoría de los trabajos de desatascos no necesitan de obra para realizarlos. Con la tecnología de vanguardia que hoy poseen las empresas, ya no hacen falta realizar agujeros en las paredes para un saneamiento. Mediante la tecnología, las tuberías se pueden reparar desde dentro sin tener que provocar roturas. 

La recomendación es simple, hacer periódicamente una revisión de las tuberías mediante estas tecnologías, para evitar futuras fugas, lo que permitirá ahorrar en futuros arreglos.

La revisión periódica de las tuberías permite detectar a tiempo un problema

Para las comunidades de vecinos, la revisión periódica es casi fundamental, para que todos gocen de los servicios que permitan una buena convivencia, sin tener que recurrir a una empresa de pocería para desatrancos

En la actualidad, las principales empresas de pocería del país cuentan con la tecnología de última generación con la que pueden detectar cualquier anormalidad en las tuberías mediante una revisión periódica. 

En la fontanería, los sistemas conductores de agua y los desagües son de los principales actores y de los más delicados en cuanto a mantenimiento. La razón de las inspecciones periódicas de estos circuitos es simple, cuidar de que estén limpios y en condiciones por dentro, para poder evitar tener que hacer reparaciones que resulten muy costosas en el futuro.

Estas inspecciones son recomendables tanto en una casa, como en las comunidades de vecinos, donde las ramificaciones de las cañerías y tuberías suelen ser mucho más delicadas que en una casa, y ante cualquier anormalidad, son muchos los que se quedan sin servicio. 

Mediante las nuevas tecnologías que tienen a su alcance, los poceros profesionales pueden desatascar las tuberías sin realizar costosas obras. Además, esa misma tecnología les permite crear nuevas tuberías dentro de las ya existentes, mediante la proyección circular continua de un polímero que en sucesivas capas, soluciona el problema de fugas. Para el uso de estas tecnologías hace falta una gran especialización y tener un profundo conocimiento sobre pocería, además de una gran experiencia. 

La falta de mantenimiento genera problemas en las tuberías

La mala utilización de las tuberías y la falta de mantenimiento y revisión periódica, hacen que se produzcan atascos, problemas de mal olor, fugas de agua, suciedad en el agua, poco flujo de agua, o congelación de tuberías. 

Los atascos se producen en su mayoría por deficiencias en las tuberías o el mal uso doméstico que se les da. Esto último también provoca los malos olores procedentes de descartar residuos a través de las tuberías.  

Las fugas de agua son de los problemas más comunes que atienden los fontaneros, y al igual que el agua sucia que fluye por los grifos, es consecuencia de cañerías antiguas que deben ser limpiadas cada tanto por personal especializado.  

Añadir comentario