junio 25, 2024

Siete personas afectadas por la mortal carabela portuguesa en las playas de Benidorm

Siete personas han sido picadas por la mortal carabela portuguesa mientras tomaban el sol en Benidorm.

Tres playas fueron cerradas temporalmente en el complejo vacacional de la Costa Blanca después de que dos de las criaturas parecidas a las medusas fueran vistas en el agua ayer.

La primera fue encontrada en la playa de Mal Pas, una pequeña cala entre las principales playas de la ciudad. El segundo fue descubierto en la popular playa de Levante.

Como resultado, se prohibió el baño mientras se intentaba sacar a las criaturas.

Se dice que las picaduras sufridas por siete personas fueron «menores», aunque cinco de los siete bebés que tomaron el sol fueron llevados al hospital.

No se sabe si alguno era británico o irlandés.

Confirma Mónica Gómez, concejala de Playas de Benidorm: «El Ayuntamiento de Benidorm activó ayer por la mañana un protocolo de carabela portuguesa después de que dos de ellos fueran encontrados fuera de las playas de la ciudad.

«Fueron eliminados por los salvavidas.

«Como medida de precaución se prohibió el baño y se izó la bandera roja durante una hora en las principales playas de Levante y Poniente, y durante más de dos horas en la playa de Mal Pas.

«Siete personas fueron tratadas por picaduras menores causadas por las criaturas parecidas a una medusa en la playa de Mal Pas.

«Cinco fueron llevados al Hospital de Villajoyosa, como parte del protocolo y como medida de precaución.

«Hemos actuado con rapidez y diligencia y hemos prohibido el baño hasta que estábamos seguros de que no había más carabelas portuguesas en el agua.»

La carabela portuguesa es a menudo llamada medusa, pero en realidad es una especie de sifónforo, un grupo de animales que están estrechamente relacionados con las medusas.

Sus tentáculos están cargados de tubos enroscados y con púas que suministran veneno capaz de paralizar y matar a los pequeños peces y crustáceos.

Rara vez son mortales para las personas, pero pueden ser peligrosos para los niños, los ancianos, los asmáticos y las personas con alergias, ya que pueden causar fiebre, shock y dificultad respiratoria.

Una mujer fue dejada con marcas insoportables en todo su cuerpo a principios de este mes después de haber sido picada por una de las criaturas.

Naomi Mateos, de 22 años, estaba nadando en la playa de Puntas de Calnegre en Lorca, cuando se quedó «paralizada» por una fuerte picadura.

Dijo que después de una estancia de dos días en el hospital: «Sentí como si me estuvieran inyectando fuego o ácido en el cuerpo.»

Compartir
Dejar un comentario

Ven y visita Benidorm

MB Noticias – Diario de Benidorm