mano de los astros

En las manos de los astros

Todos alguna vez han oído hablar sobre el tarot, y algunos han recurrido a él en un determinado momento de sus vidas. Lo cierto es que su lectura, como búsqueda de orientación y sabiduría, tiene una gran cantidad de seguidores alrededor de todo el mundo y en todas las culturas. Son muchos los que recurren a la ciencia de los astros para adivinar su futuro.

¿Es confiable lo que muestra el tarot? Seguramente, la opinión popular está viciada por la inevitable charlatanería, pero ciertamente, el tarot es una práctica que puede tener un profundo alcance para muchas personas.

Un poco de historia

Aunque muchos indican que su origen se remonta al antiguo Egipto con el libro Thot, las primeras referencias al tarot datan del siglo XV y lo ubican en Italia. Su primera versión comprobada, son las barajas del Duque de Milán, Filippo María Visconti, un empedernido jugador y lector de las artes oscuras. Se utilizó por primera vez, en la boda de su hija con el futuro Duque Francisco I Sforza, y por eso, en la actualidad se conoce como el Tarot Visconti-Sforza.

Durante mucho tiempo, las cartas del tarot permanecieron como exclusividad de las clases altas, y clandestinamente, en algunas clases de bares y prostíbulos. Esto, debido a que la Iglesia católica condenaba a castigos públicos a aquellos quienes practicaban su lectura, salvo que fuesen aristócratas.

La gran mayoría de los gobernantes civiles tampoco condenaban el uso habitual de las cartas, e incluso, ellos mismos se sometían a prácticas de adivinación, aunque normalmente se llevaban a cabo con un sentido más bien lúdico.  

Su lectura, pareció ganar importancia para 1450 con el Jubileo de Roma, donde las cartas se fusionaron con otras ideas de trovadores y peregrinos, dando origen al singular tarot que se conoce en la actualidad.

La fiabilidad del tarot en la actualidad

¿A qué se debe su popularidad en la actualidad? La respuesta es sencilla, investigaciones recientes indican que el 85% de las personas que han consultado alguna vez el tarot, han salido satisfechas y con balances positivos de sus consultas. De hecho, se pueden encontrar fácilmente tarotistes fiables en http://vident.cat y sus servicios online son bastante recomendados por los consultantes.

Las cartas del tarot son la herramienta más confiable para las audiencias paranormales, ya que pronostican un resultado posible en base a las circunstancias reales de cada sujeto. Ahí está la gran diferencia, pronostican pero no predicen el futuro de una forma absoluta, debido a que los expertos tarotistas señalan que el rumbo del futuro puede ser cambiado con pequeñas decisiones y variaciones en favor o en contra de lo que ya está predicho.

En el tarot no existe el sensacionalismo, ni la condición de ser 100 por ciento certero, sino que se exponen bases de lo que puede pasar a la persona según los augurios que le rodean en el presente, pero siempre se deja por sentado que las posibilidades son infinitas y que cada persona es el autor de su propia vida.

No hay aciertos garantizados sino sugerencias prometedoras, son los comportamientos y los hábitos de las personas, las que forjarán su fortuna.

Curiosidades varias

Hay una certeza en torno al universo del tarot, sólo los tarotistas pueden leer las cartas. Aunque la capacidad de videncia no es innata sino algo que se adquiere con mucha disciplina, tiempo y coordinación, sólo quienes sepan del arte de su lectura son aptos para entretejer las tramas que proyectan las barajas.

Aprender a leerlas también es un don que se supervisa de acuerdo a la evolución y otros datos del adivinado, como edad, sexo y expectativas. El tarotista debe ser capaz de conectar psíquica y emocionalmente con el consultante, hasta el término de generar empatía con él y ganarse su confianza. Es precisamente esa »confianza» lo que permitirá avanzar en la consulta y conseguir repetirlas en el futuro, complementadas con rituales de sanación.

Se deben tener en cuenta otros puntos, como jamás practicar la auto-lectura. Un tarotista de fiar se debe a sus lecturas sobre los demás y no sobre sí mismo. Por otra parte, la carta de la muerte no debe interpretarse literalmente; su significado, más que deceso, indica perdición y prevención. Aparte, no se recomienda leer las cartas los domingos, ni leerlas a embarazadas, ni a niños pequeños.

Atreverse a ser parte de esta corriente, es provechoso para todo aquel que quiera proyectar su futuro en base a lo que dicen los astros.

Añadir comentario