Baño y ducha

Trucos para cambiar una bañera por una ducha

El baño es un lugar de intimidad y relajación para muchos. Tomar un baño  es un ritual personal, que puede resultar placentero y relajante si se hace en un lugar acogedor y cómodo. 

Cambiar la bañera por una ducha es una excelente opción al remodelar el baño, pero además del diseño, se debe considerar que una ducha es más segura. Los platos de ducha están hechos con materiales resistentes y antideslizantes, igualmente  reemplazar la bañera por una ducha permite el ahorro de agua, gas o electricidad lo que beneficia al ambiente.

 Reemplazar la bañera por una ducha, libera espacio en el baño, que puede ser usado total o parcialmente para el plato de ducha. Si se trata de higiene hay que recordar que con una ducha el agua corre libremente sin estancarse, y está primero en contacto con el cuerpo que con el desagüe, su mantenimiento es más fácil. 

Las duchas tienen grandes ventajas frente a las bañeras, por lo que permite adaptarse a una gran variedad de diseños, su multifuncionalidad incluye masajeadores, cabezales movibles, entre muchas otras cualidades que las hacen versátiles. 

El ahorro  no es solo económico, sino de tiempo al tener una ducha en vez de una bañera, no es necesario esperar que la misma se llene o se caliente con la gran cantidad de agua que usa. La entrada y salida del baño es más más fácil y rápida, además de cómoda, y se revaloriza la vivienda con ésta inversión. 

Piensa en todo, antes de remodelar el espacio en el cuarto de baño

 Si es una decisión ya tomada, se debe prever que la comodidad y el diseño vayan de la mano con el presupuesto. 

Reemplazar la bañera por una ducha  puede dar múltiples beneficios y abre una gran variedad de opciones: Forma de la ducha, mampostería, grifería revestimiento, durabilidad.

Sustituir la bañera por un plato de ducha es una decisión que puede tener muchas aristas, la seguridad y la salud son parte de ellas, ya que una ducha facilita el baño de personas con inmovilidad parcial o total. 

Lo primero en hacer, es tomar las medidas del lugar que ocupa la bañera y que parte del mismo ocupará la ducha. Se recomienda antes de quitar la bañera, retirar dos líneas de azulejos por encima de ella para facilitar el trabajo posterior. 

bañera

Seguido a ello, desmontar la bañera, se debe ser cuidadoso en no romperla si se desea donar, además de preservarla, se debe velar durante el desmontaje de no de dañar las conexiones ni obstruir el desagüe, en este paso si es o no es un profesional el encargado, se necesitará más de una persona para removerla y transportarla, ya que las bañeras son pesadas. Una vez desmontada la bañera, debe ser retirada por completo. 

Sigue colocar el plato que ha sido seleccionado, antes la conexión al desagüe, reemplazar o acoplar el alicatado es fundamental antes de realizar las modificaciones mayores correspondientemente necesarias para redireccionar la grifería y desagüe, además de nivelar el piso, hay que conectar las tuberías existentes hasta la nueva posición, y medir para saber con precisión cuántos azulejos hay que quitar desde la antigua posición del grifo hasta donde se ubicará la nueva grifería. 

Para alargar los tubos hay que empalmar y soldar, deben ser del mismo calibre para evitar goteos y filtraciones internas que conlleven a problemas de humedad en la pared y el piso.   

Las bañeras suelen dejar el desagüe a unos centímetros del suelo, nivelarlo es necesario, para posicionar el desagüe correctamente, hay que poner el plato de ducha sobre el hueco y marcar la posición, si no coincide hay que empalmar los tubos hasta que el desnivel sea de entre  2 y 3% y el agua salga libremente sin estancamiento. 

 Una vez realizada las modificaciones de la toma de agua, se debe instalar la mampara, y desmontar la grifería de la bañera, para instalar la grifería de la ducha. 

Si no se quiere cambiar todo el alicatado del baño, se puede quitar solo los que corresponden a las paredes que ocupaba la bañera, se debe picar o cortar con una maceta, también se pueden golpear y retirarlos ya sea salgan enteros o en partes 

Antes de todo esto, revisa si puedes encontrar uno igual para sustituirlo, sino la mejor opción es un revestimiento distinto que combine de forma armoniosa  con el que ya tienes, ya sea en un tono parecido o un tono combinable, la creatividad en esta parte del diseño jugará a favor o encontra según la elección. 

baño con bañera y ducha

Puede también elegir piezas gran tamaño, en el mismo mismo color que el plato de ducha, para que brinde el efecto de ser una sola por la continuidad visual que dará.

Es importante que el plato de la ducha sea plano, antideslizante y antibacteriano, con variedad de colores y medidas para elegir y adecuar al espacio. 

La grifería de la ducha tiene una gran variedad de diseños y funciones, puede ser termostática, anticalcárea, pero debe además tener un buen revestimiento y acabado, pues estará constantemente expuesta a la humedad y posiblemente a cambios internos constantes de temperatura. 

Por último se fija el plato de ducha, se debe considerar el material de fabricación para esto, de ser cerámica se hará con mortero cola, si es vinilo o acrílico, se hará con adhesivo. 

La cerámica es una de las opciones más económicas y fáciles de instalar, con gran variedad de diseños. 

El cambio de bañera por plato de ducha exige es un trabajo combinado de albañilería y fontanería. Si no hay inconvenientes, estos proyectos llevan de 3 a 4 días para terminarse en forma exitosa, eso si no se piensa en reposicionar la ubicación del plato de la ducha al quitar la bañera. 

Siempre lo que sea mejor para el bolsillo y fácil. 

La calidad de los materiales que se elijan facilitan y acortan el tiempo de remodelación, al igual que determinarán si se necesitará de un experto o se podrá hacer un trabajo casero.

Cambiar la bañera por una ducha es relativamente sencillo, y brinda transformación  al ambiente y diseño, es una reforma parcial que aporta confort y seguridad al baño, además de revalorizar la propiedad. 

Añadir comentario