servicio eléctrico domiciliario

Lo que deben conocer los usuarios sobre el servicio eléctrico domiciliario

Cuando la vivienda es proyectada en el plano de construcción debe obviamente incluir una planificación de acometida eléctrica. Es lo que forma la conexión entre las redes de distribución existentes en el exterior y la instalación de la energía al consumidor en su hogar.

Significa una relación directa entre la fuente principal y la vivienda. Pero para la realización de este trabajo se requiere de un desempeño profesional que sólo podrá proporcionar un personal cualificado para tal fin. El objetivo es proveer electricidad a los usuarios de manera eficiente y confiable.

Un servicio más que esencial

Cuando se hace referencia a un trabajo con estas características es importante precisar que su puesta en marcha demanda conocimiento y experiencia. Pues se trata de concretar el diseño eléctrico interno de una vivienda. Y precisamente, esta interpretación de las necesidades requiere de las respectivas acometidas electricas.

Al intentar definir en qué consiste dicho proceso se resume que es el resultado de la unión de la red de distribución de la localidad y la casa. Sin embargo, para materializar esta operación se debe contactar con la empresa distribuidora de la zona, que es la autorizada para llevar a cabo este tipo de instalación.

Es relevante destacar que las acometidas de luz eléctrica se clasifican según la tensión:

  • Baja tensión: entre 127 V y 550 V, para viviendas, oficinas y comercios.
  • Media tensión: entre 5 kV y 40 kV, solo para grandes edificios o industrias.

De acuerdo a la forma:

  • Aérea: señala los cables que se distribuyen por la parte superior de la construcción.
  • Subterránea: ingresan por conductos subterráneos.

Toda acometida deberá contar con dos componentes: los que están a cargo de la empresa de suministro eléctrico y los que competen exclusivamente al usuario.

  • De la empresa: alimentación eléctrica, conductores, armario, tablero, y puesta en tierra en la parte externa.
  • Del usuario: un interruptor que funciona de manera general y la puesta a tierra en la parte interna de la vivienda.

Vale destacar que la puesta en tierra concreta un mecanismo, y al mismo tiempo, representa una solución técnica, cuyo objetivo es desviar las descargas de corriente hacia la tierra, propiamente. Mediante la implementación de este recurso se impide que los usuarios y sus electrodomésticos puedan ser víctimas de accidentes.

La seguridad es lo primordial

En general, las acometidas eléctricas están indicadas para servir de canales de la electricidad que procede de la red central y va hasta la conexión doméstica donde se recibe el suministro. Es un proceso especializado y delicado, por lo que se debe garantizar seguridad.

Es por esto que se insiste en que el trabajo debe estar en manos de profesionales. Los técnicos electricistas o ingenieros destacados en el área poseen las herramientas para realizar el respectivo estudio. Sus conocimientos y la experiencia alcanzada en su desempeño pueden representar el éxito de la acometida.

Una vez realizado este proceso, el usuario recibirá el certificado que asegura que el trabajo llevado a cabo está sujeto a la normativa. Seguidamente, se dará de alta de inmediato, al suministro de energía eléctrica.

Acerca de una gestión para acometidas

Las empresas dedicadas a esta área de servicios focalizan su desempeño cubriendo las distintas fases que implica cumplir con la instalación de una red doméstica. En consecuencia, ofrecen a sus clientes el servicio para gestionar todo el proceso, a saber:

  • Estudio del proyecto.
  • Certificados legales (boletines) para que los usuarios puedan disfrutar del suministro eléctrico.
  • Los pasos técnicos que exige la instalación.
  • La garantía de ser un beneficiario de un servicio ampliamente seguro.

Para hacer posible cada fase se estilan los llamados derechos de acometida, entendiéndose como el conjunto de gastos, a cargo de los clientes, por el concepto de las prestaciones que lleva a cabo la empresa que se ha contratado para el trabajo eléctrico.

Ventajas de la energía en el hogar

La vida moderna no se entiende sin electricidad. Por esta razón, existe un consenso global que señala algunas de sus ventajas:

  • Confort: las comodidades son posibles gracias al uso de la energía eléctrica.
  • Confiabilidad y eficiencia: la generación, transmisión y la distribución de la electricidad, resultan un proceso confiable; y el servicio tiene una alta tasa de disponibilidad, es decir, muy pocas interrupciones al año.
  • Buena relación calidad-precio: pese al auge de otras alternativas de autogeneración domiciliaria, como por ejemplo con el uso de paneles solares, todavía resulta mucho más beneficioso el servicio de distribución eléctrica de la red urbana.

Añadir comentario