Regalos originales para los invitados de una boda o comunión

Regalos originales para los invitados de una boda o comunión

La tradición que se ha establecido en las fiestas de carácter ceremonial, como bodas, comuniones y bautizos, es que a los invitados se les debe dar un obsequio como agradecimiento por su asistencia. Pero, ¿qué puedes dar que sea realmente algo memorable y original?

La celebración de una comunión o un matrimonio es un momento muy importante, no sólo para los protagonistas del día, sino también para todas aquellas personas que fueron invitados a ser testigos de dicho sacramento, quienes son cercanos a las familias y obviamente forman parte de sus vidas.

En tal sentido, se fue creando una costumbre de entregar detalles a los invitados al finalizar la fiesta. Sin embargo, la mayoría de ellos podían servir simplemente como adorno, pues eran objetos sin ningún otro tipo de utilidad, por lo que con el tiempo se ven relegados o suplantados por otros artículos.

En vista de ello, hoy queremos hablarte sobre los detalles gourmet para bodas, los cuales son ideales para esas parejas a las que les gusta la originalidad, tienen estilo y aprecian lo práctico de los regalos, sabiendo que harán que tus invitados estén más que felices, satisfechos, y que además, tu boda sea inolvidable.

Éstos consisten en una serie de productos de la clase delicatessen, cuidadosamente seleccionados para satisfacer las necesidades y gustos de los usuarios. Asimismo, son acomodados y decorados de una manera muy elegante y exclusiva, para causar una gran impresión. Entre éstos, se pueden mencionar algunas fragancias, aceites, cosméticos, vinos, etcétera. Todos ellos en tamaños muy pequeños, que marcarán una gran diferencia en tu festejo.

¿Por qué hacer regalos a los invitados?

Por lo general, en las bodas o comuniones, los asistentes entregan obsequios a los agasajados. No obstante, los invitados también forman parte esencial de la celebración, por lo que al finalizar el evento se les dan unos obsequios  como muestra de agradecimiento por su presencia en ese día tan memorable. De este modo se regalaban objetos alusivos a la celebración.

Por otra parte, el objetivo de estos regalos es hacer que los que asistieron al evento tengan otro motivo para recordar y, además, sentir que también esa fue una de las mejores fiestas a las que han ido. Por tal razón, muchas personas llegan a pensar que dar un objeto que sirva como adorno, puede cumplir dicha función, ya que al observarlo le hará recordar su procedencia.

Sin embargo, lo cierto es que alguien es capaz de recordar mejor algo, si le fue de utilidad y pudo sacarle provecho. Tal vez no queden muestras evidentes que lo hagan rememorar cuando se vea, pero sin duda, un regalo que les haya servido o proporcionado cierto placer al consumirlo, por ejemplo, eso definitivamente será recordado, debido a que da la impresión de que pensaron en esa persona cuando se eligió el regalo para agradecerle.

De este modo, en vez de regalar una figura inanimada, opta por dar detalles de comunión originales, que se puedan usar e incluso comer, tales como, mermeladas de varios sabores y 100% naturales, con quesos, botes con nueces y miel o almendras, bombones, gominolas, chucherías, velas, y muchas cosas más, que hasta tú querrás tener.

Actualmente, se usa mucho el estilo gourmet, el cual se caracteriza por ser elegante, delicado y muy exclusivo. En los regalos para invitados de bodas, bautizos y comuniones, se suelen entregar en versiones en miniatura, las cuales son elegidas de manera minuciosa y ordenadas teniendo mucha atención en el cuidado de los detalles, para que la presentación sea perfecta.

Elige siempre la originalidad y lo práctico

Atrás quedaron los tiempos de entregar regalos decorativos, pues la tendencia actual es optar siempre por algo práctico y que resulte muy original. Esto se debe a que, los invitados podrán sentir el auténtico agradecimiento, ya que notarán que los detalles fueron elegidos pensando en sus gustos y necesidades. Por lo que seguramente apreciarán y recordarán más el sabor de una mermelada o un buen vino, por ejemplo, a un objeto que en poco tiempo será guardado para colocar otro.

Añadir comentario